Espinosa se implicará más que nunca en el ARTIM

A.C.
-

Los organizadores siguen trabajando a la espera de abrir la inscripción cuando tengan certeza de que se puede celebrar el evento previsto del 10 al 19 de julio

Espinosa se implicará más que nunca en el ARTIM

La sexta edición de ARTIM, el festival etnográfico, de artes, música y tradiciones rurales, cuya celebración se mantiene del 10 al 19 de julio, salvo que lo impida la pandemia de coronavirus, va a contar con más implicación que nunca de los vecinos y asociaciones de Espinosa de los Monteros, que "ya lo sienten como propio". Así lo señalan el alcalde, Raúl Linares, que esta trabajando en coordinación con las asociaciones locales y los vecinos, así como Astrid Henmark, portavoz de la Asociación Ábrego, Medioambiente y Desarrollo Rural, que una vez más organiza el festival. 
El pasado día 21 se iba a celebrar una nueva reunión, en la que las asociaciones de la localidad iban a poner sobre la mesa su aportación al ARTIM 2020, en el que "todos los colectivos iban a intentar ofrecer algo", explica el alcalde. El estado de alarma ha retrasado la puesta en común de las ideas, pero Linares espera que el encuentro se pueda hacer realidad. De momento, iniciativas como la de integrar la ruta teatralizada por el patrimonio de la villa que ofrecen los actores de Cuna de Monteros o una ruta de senderismo por parte del trazado de La Picón Castro eran algunas de las iniciativas ya en marcha.
Henmark insiste en que "uno de nuestros principales objetivos es que los vecinos estén contentos y se sientan parte del encuentro". No faltarán formadores locales, como la apicultora Yolanda Martínez o la científica Bárbara de Aymerich, así como la exhibición de oficios tradicionales, que en anteriores ediciones ha contado con muestras de elaboración de mantequilla al estilo pasiego, entre otras propuestas locales.
ARTIM, que espera reunir de 220 a 230 participantes de todo el país y de Europa, si puede celebrarse, también quiere dejar huella en Espinosa y el curso de bioconstru-cción ayudará a restaurar el horno del parque de las cocinas, que se levantó en una edición anterior, así como las cocinas o barbacoas, que se cubrirán con una estructura para evitar que las chispas del fuego salten alrededor. Entre las ideas para colaborar con el municipio también está la de volver a preparar el huerto ecológico ubicado en el instituto para su uso posterior por parte de alumnos y profesores.
Botánica, bioconstrucción, energías renovables o tradiciones rurales estarán de nuevo entre las temáticas de los ocho cursos programados, que volverán a ser de diez días como en antiguas ediciones. Asimismo, se volverá a cursos con un máximo de veinte alumnos en busca de una atención más personalizada. En 2019, ARTIM hizo un parón para retomarlo con más fuerza en esta sexta edición, que llega bajo el lema, ‘vuelta a las raíces’. No faltarán los talleres, como los ya seleccionados de educación basada en el juego, alquimia verbal o encuadernación tradicional y elaboración de papel reciclado. La música y las artes, así como los proyectos culturales que se desarrollan a lo largo y ancho de la provincia también forman parte del programa ya preparado.