El año que Burgos se atrevió a soñar

CARMELO PALACIOS
-

El San Pablo inicia hoy en Fuenlabrada una campaña en la que no renuncia a nada y que tiene a la Basketball Champions League como gran atractivo

El año que Burgos se atrevió a soñar - Foto: "Maria Gonzalez mgcfoto.es"

Es imposible saber cómo acabará esta doble aventura en la que se ha embarcado el San Pablo, pero, ocurra lo que ocurra, todo el mundo lo recordará como la temporada en la que Burgos se atrevió a soñar. Sin miedos. Sin límites. El conjunto burgalés aspira a entrar en el play off y en la Copa del Rey, y quiere llegar lo más lejos posible en la Basketball Champions League (BCL). No sabía si volvería a tener la oportunidad de jugar en Europa, así que decidió cogerla sin dudarlo un instante. Un desafío para algunos, una osadía para otros, pero, sí o sí, un hito para la ciudad.
Después de varios meses de espera, el San Pablo comienza hoy (20.30 horas) la temporada más ambiciosa de su corta historia y lo hace a domicilio contra el Fuenlabrada en una semana en la que también se jugará su futuro en la BCL. Un inicio frenético para un equipo que ha cambiado muchas piezas y que ha decidido dar un paso de gigante este curso con su participación en competición europea.
El nuevo proyecto azulón encara su tercera campaña en la Liga Endesa con un nuevo inquilino en el banquillo. A finales del curso pasado, la directiva decidió prescindir de los servicios de Diego Epifanio y traer a Joan Peñarroya, uno de los entrenadores revelación  del campeonato doméstico. Él será el encargado de liderar a una plantilla diseñada para luchar por el play off y la Copa, y competir en Europa.
La mitad del plantel continúa del curso pasado y la otra mitad son incorporaciones que conforman un bloque potente y lleno de alternativas.
Earl Clark está llamado a ser la gran estrella del equipo. Su fichaje estuvo avalado por cerca de 300 partidos y experiencia en equipos de Euroliga. No toda la responsabilidad recaerá sobre el ala-pívot americano, ya que estará secundado por jugadores de calidad contrastada. En el interior, Goran Huskic o Augusto Lima serán la pareja del estadounidense, al que darán descanso Javi Vega y Miquel Salvó. Jasiel Rivero, que ocupa plaza de extracomunitario y en principio solo jugará en Europa, completará la pintura.
Desde el perímetro, el equipo azulón mete miedo con la fiabilidad en el triple de Vitor Benite y Thad McFadden, y la potencia para penetrar de J.P. Tokoto. Álex Barrera cierra una línea exterior de lujo que promete ser un quebradero de cabeza para el rival.
Por último, Bruno Fitipaldo será el encargado de llevar la batuta del juego desde el puesto de base. El uruguayo, ya recuperado de su lesión, se repartirá los minutos con Ferran Bassas, que aterriza en Burgos en busca de más protagonismo del que tenía en Tenerife.
fuenlabrada. En el estreno, el San Pablo tendrá enfrente al Montakit Fuenlabrada de Jota Cuspinera, que llega ‘tocado’ después de la mala imagen dada ante el Real Madrid en la Supercopa Endesa. Un equipo que ha perdido a Popovic, pero que llega enrabietado y que será una buena prueba antes de la previa de la BCL.

 

Un cambio de rumbo en el banquillo
Joan Peñarroya se ha hecho cargo del nuevo proyecto del San Pablo en una temporada en la que compaginará la Liga Endesa con la Basketball Champions League. El técnico catalán, que ya sabe lo que es competir en Europa con el Andorra, tiene ante sí el doble reto de guiar a los burgaleses en su primera aventura continental y mejorar clasificación que logró Diego Epifanio el curso pasado. La clasificación para la Copa del Rey o el play off son los dos grandes objetivos que ambiciona el club azulón.

 

Cinco se van y seis se quedan

El San Pablo mantiene a seis jugadores de la campaña pasada y ha incorporado a otros seis después de sufrir cinco salidas, dos de ellas ‘involuntarias’. El club no pudo retener a Álex López, que puso rumbo a Tenerife, ni a Vlatko Cancar, que se marchó a la NBA, mientras que decidió no contar con Dominique Sutton, Branden Frazier ni Paul Zipser, aunque por este último ejerció el derecho de tanteo. No obstante, conserva una buena base con Bruno Fitipaldo, Augusto Lima, Vitor Benite, Álex Barrera, Goran Huskic y Javi Vega.