Un thriller judicial a la española

I. Elices
-

Fernando Gómez Recio publica su primera novela, 'Perderlo todo', en la que un fiscal -esa es también la profesión del autor- es acusado del crimen más abyecto

Fernando Gómez Recio posa delante del Palacio de Justicia, en el Paseo de la Audiencia, donde se celebran algunos de los juicios a los que acude. - Foto: Luis López Araico

En sus escritos de calificación y en sus informes -alegatos, en las pelis americanas- ya se observa en Fernando Gómez Recio la pasión por la literatura y el cine. Este fiscal nacido en Valladolid en 1969, pero afincado en Burgos desde hace 12 años, publica su primera novela:Perderlo todo. Una obra cuya pretensión principal es divertir -y lo consigue- al lector, con buenas dosis de humor y una trama que mantiene la tensión hasta la última página. Él define el libro como un ‘thriller’ judicial «castizo», es decir, «a la española», porque las novelas sobre juicios y tribunales en este país «han tratado por lo general de reproducir el patrón convencional estadounidense». En este caso no, el sistema español queda perfectamente reflejado e identificado. De hecho, cita leyes y artículos del Derecho autóctono, con lo que cumple también un propósito secundario, el didáctico, pues el libro puede ser de gran utilidad para los estudiantes.
El protagonista es un fiscal que habla en primera persona pero que reúne rasgos de diversos compañeros de carrera que Gómez Recio se ha cruzado en su vida profesional. «Es mejor tomar cualidades interesantes de diversas personas que plasmar solamente las propias, es más divertido», sostiene. Y es que este fiscal escritor procura cumplir a rajatabla con una máxima que expresa Clint Eastwood en El Sargento de Hierro de la siguiente manera: «Puedes pegarme. Puedes tirarme al suelo, incluso escupirme y mearme. Pero, por favor, no me aburras». Una frase que además cita de memoria, porque es un gran cinéfilo, una afición que queda perfectamente reflejada a lo largo de la novela. Para conocerle un poco mejor, sepan -lectores-, que sus directores favoritos son Stanley Kubrick, John Ford y Howard Hawks.
Sin ánimo de destripar la trama, ésta se inicia cuando se formula una denuncia contra el protagonista que lo acusa del más abyecto de los delitos. A partir de ese momento, el fiscal da inicio a una lucha desesperada consigo mismo para determinar cuál es su mejor salida, si respetar las leyes que ha jurado cumplir o tomar un tentador atajo que borre el delito que le es imputado. Entre medias, descripciones de una ciudad «castellana» que recuerda mucho a Burgos aunque no se la nombra;las intrigas de una Fiscalía de provincias por el poder, e incluso la denuncia del mal funcionamiento del expediente digital, un asunto que no ha perdido actualidad  y que critica con dureza en sus primeras páginas.
¿Por qué empezó a escribir? Porque es un «apasionado» de la lectura desde niño y porque «la novela permite abordar cuestiones de una forma que en los artículos académicos -ha elaborado muchos- no se puede». «Además, te permite llegar a más gente», advierte. Publicada en la editorial Caligrama, está en venta en papel en plataformas de comercio digital como Amazon y en la librería Espolón. También está disponible para e-book, aunque él defiende la tradición del libro impreso. Disfruten de un libro que cumple el mandato del sargento Highway. No se aburrirán.