Estafan a dos ancianos con la técnica del tocomocho

DB
-
Estafan a dos ancianos con la técnica del tocomocho - Foto: Tomás Fernández de Moya

En uno de los casos, la víctima entregó joyas a cambio de un supuesto cupón premiado de la ONCE, mientras que otro hombre llegó a sacar 18.000 euros tras ser engañado con la misma artimaña.

La Policía Nacional de Burgos, ha tenido conocimiento de dos timos del conocido tocomocho en los últimos meses, por lo que alerta a la ciudadanía sobre este tipo de estafas.

En uno de los casos la denunciante, una mujer de avanzada edad, fue abordada en una zona céntrica y de transito por un hombre para preguntarla sobre la ubicación del edifico de Hacienda, entrando posteriormente en la conversación una mujer y derivando el diálogo por parte del hombre en el hecho de que poseía varios décimos de la ONCE.

La compinche del varón se acercó a un quiosco próximo para hacer ver a la víctima que los cupones estaban premiados. El estafador le dijo a la víctima que como le estaban ayudando les iba a dar un décimo premiado a cada una, animando la mujer a la denunciante para que entre las dos dieran algo al hombre a cambio (dinero o joyas), diciendo la víctima que ella disponía de joyas, recogiéndolas en su domicilio y entregándolas al varón quien la esperaba en el interior de un coche.

De igual manera la compinche entregó también un sobre con dinero, recibiendo ambas un décimo, supuestamente premiado. Con la excusa de que el hombre tenía hambre, se acercaron con el vehículo a un comercio, bajándose la víctima a comprar un bocadillo, regresando con posterioridad y no encontrando ni el coche ni las personas, percatándose que había sido víctima de una estafa tras comprobar que el cupón no estaba premiado.

En el otro caso denunciado el modo de actuación es muy similar, si bien, en esta ocasión la víctima se dirigió a su entidad bancaria donde retiró 18000 euros y se los entregó al estafador a cambio

de un cupón, que no estaba premiado.

ALERTA POLICIAL

La Policía Nacional de Burgos, alerta, sobre todo a las personas mayores sobre este tipo de estafas, en las que el modus operandi siempre es el mismo. El timo del tocomocho es una estafa tradicional que suele desarrollarse en lugares de tránsito donde una persona aborda a la víctima manifestando tener uno o varios billetes de lotería premiados y que por alguna causa no puede o no sabe cobrar.

El estafador ofrece a la víctima cambiarle el boleto por menos dinero del que corresponde al premio o por joyas. Para dar mayor credibilidad a la estafa irrumpirá en escena, un segundo estafador, también denominado gancho, que suele afirmar la autenticidad del premio exhibiendo un falso listado de boletos premiados en un periódico, fingiendo acudir a un establecimiento que posee la información o realizando una llamada ficticita de comprobación.

El segundo estafador hace entrega al primero de una cantidad de dinero o joyas a cambio de décimos premiados, a veces fingiendo acudir a un banco para sacarlo, convenciendo a la víctima para que haga lo mismo. Cuando la víctima realiza la extracción de dinero de un banco o acude a su domicilio a por sus joyas, y lo cambia por los falsos boletos premiados, es abandonada por los estafadores, percatándose de que ha sido víctima de un timo o estafa.