Las donaciones de sangre caen un 10% entre enero y mayo

SPC
-

La Comunidad celebra mañana el Día del Donante de Sangre con una jornada de sensibilización y concienciación social

Las donaciones de sangre caen un 10% entre enero y mayo - Foto: Ical

Castilla y León registró durante los cinco primeros meses de 2020 un acumulado de casi 40.000 donaciones de sangre, un 10 por ciento menos que en el mismo periodo de 2019, a causa de la pandemia del COVID-19. De ellas, 37.558 son exclusivamente de sangre, 1.249 de aféresis de plaquetas y 1.136 de plasmaféresis. Con estos datos, la Comunidad celebra mañana el Día del Donante de Sangre con una jornada de sensibilización y concienciación social. Se trata de la fecha anualmente elegida por la Organización Mundial de la Salud y que en esta ocasión se engloba bajo la campaña ‘La sangre segura salva vidas’ y cuyo lema es ‘Dona sangre para que el mundo sea un lugar más saludable’. La Comunidad requiere diariamente 450 donaciones, coo informa Ical.

De esta forma, se pretende focalizar la importancia del donante y de su contribución solidaria en la mejora de la salud de los demás. “Las donaciones de sangre son necesarias en todo el mundo, fundamentales para que las personas y las comunidades puedan acceder a sangre y a productos sanguíneos seguros y de calidad garantizada, tanto en situaciones normales como de emergencia”, comenta la Junta en un comunicado.

El Día Mundial del Donante de Sangre es ocasión para agradecer a los donantes su “altruismo” y alentar a quienes todavía no han donado sangre a que lo hagan, ya que la única forma de asegurar un suministro suficiente es mediante donaciones regulares no remuneradas. Al respecto, cualquier persona “puede contribuir a colaborar en atender, con su solidaridad, a atender la necesidad mundial de disponer de sangre segura”.

El día y su lema son también llamamiento a gobiernos, autoridades nacionales de salud y a servicios nacionales de transfusión de sangre para que proporcionen recursos adecuados y establezcan sistemas e infraestructuras que contribuyan a aumentar la recolección de sangre de donantes no remunerados; a proporcionar atención de calidad a los donantes; promuevan y apliquen un uso clínico adecuado de la sangre; y faciliten la implementación de sistemas de supervisión y vigilancia de la cadena completa de transfusión sanguínea. “Los servicios de suministro de sangre y productos sanguíneos seguros son, por tanto, una pieza fundamental de todo sistema de atención de salud”, incidió el comunicado.

La sangre segura es básica en tratamientos asistenciales y en intervenciones urgentes: permite aumentar la esperanza y la calidad de vida de los pacientes con enfermedades potencialmente mortales y llevar a cabo procedimientos médicos y quirúrgicos complejos; asimismo es fundamental para tratar a los heridos durante urgencias de todo tipo (desastres naturales, accidentes, conflictos armados, etc.); y cumple una función esencial en la atención materna y neonatal.

Sin embargo el acceso a la sangre segura “sigue siendo privilegiado”, pues la mayoría de los países de ingresos bajos y medianos tienen dificultades para conseguir sangre segura porque faltan donaciones y equipos para analizar la sangre y, a nivel mundial, el 42 por ciento de las donaciones de sangre se hacen en países de altos ingresos, en los que sólo vive el 16 por ciento de la población mundial.

#DonaSangre en Castilla y León

La Comunidad de Castilla y León, al igual que el resto de España y el mundo, ha sufrido las consecuencias de todo tipo provocadas por la pandemia por la COVID-19, crisis sanitaria y social que ha afectado directamente y profundamente a la actividad asistencial en general y también a la donación de sangre.

Desde los momentos pandémicos más complicados, la actividad del Centro de Hemoterapia y Hemodonación de Castilla y León se ha adaptado a las circunstancias de limitación de la movilidad ciudadana, la seguridad de los pacientes y las necesidades de hemoderivados.

En la actualidad, el CHEMCyL desarrolla una campaña de promoción en la Comunidad, 'Invita a donar sangre’, encaminada, de una forma adaptada a las actuales fases de atenuación de las medidas de limitación social por la crisis sanitaria de la COVID-19, a recuperar paulatinamente la donación de sangre.

El objetivo es ‘tejer’ una red solidaria de donantes que animen a otras personas a donar, siempre con la mayor seguridad, de manera que puedan satisfacerse las necesidades de recursos sanguíneos que se utilizan continuamente en los hospitales castellanos y leoneses.

Así, donantes habituales serán ‘embajadores’ del CHEMCyL, invitando a personas de su entorno -familiares, amigos, compañeros,…, sean donantes o no- a donar en los puntos fijos de cada capital de provincia, para intentar recuperar las donaciones perdidas y alcanzar las donaciones necesarias, más en esta situación y de cara a la época estival que se acerca

En Castilla y León se precisan entorno a unas 450 donaciones diarias para asegurar las necesidades asistenciales y obviamente, durante lo que va de año, el balance es inferior al mismo período del ejercicio anterior.

Para acercarse a donar a los puntos fijos de las capitales de provincia, en la página web del Centro de Hemoterapia de Castilla y León se ha habilitado un formulario de cita previa. También se puede concertar cita llamando al teléfono gratuito 900 40 50 60. El Centro solicitó asimismo la colaboración de donantes habituales, de manera que si éstos reciben un SMS o llamada telefónica solicitándoles que donen, es importante que acudan para atender situaciones de bajada en las reservas o circunstancias concretas.

La donación es un proceso absolutamente seguro en el que únicamente están implicados personal sanitario, que conoce perfectamente las medidas de precaución a tomar y personas altruistas y sanas; todos los materiales utilizados son desechables y de un solo uso y los espacios ahora habilitados para ello son totalmente seguros, alejados de ámbitos asistenciales.