La promotora desmontará la fachada del Niño Jesús

C.M.
-
Imagen de la fachada que se desmantelará ladrillo a ladrillo para volverla a reconstruir. - Foto: Valdivielso

La promotora de la remodelación del antiguo colegio Niño Jesús para su conversión en 25 viviendas presentó ayer en el Ayuntamiento un modificado del proyecto que contempla el desmontaje total de la fachada de 1910.

Finalmente, se ha optado por esta solución en lugar de sostener lo que queda de fachada para continuar trabajando en la zona. En el modificado del proyecto presentado se garantiza que esta actuación no tendrá incidencias en los edificios colindantes. No obstante, antes de que el Ayuntamiento apruebe el modificado se deberá someter de nuevo al dictamen de la Comisión Territorial de Patrimonio de la Junta. «Se han acopiado todos los ladrillos del desmontaje de manera muy cuidadosa y posteriormente se volverá a construir con los mismo elementos», indicó el arquitecto de BSA Alberto Saiz de Aja. 
Hasta que no se cuenten con todos los beneplácitos, las obras en esta parte de la construcción seguirán paralizadas mientras se continúan los trabajos en la zona más cercana al paseo de la Audiencia
Se espera que la Comisión de Patrimonio pueda dar luz verde al modificado antes de que finalice este mes y posteriormente deberá pasar por el Consejo de la Gerencia de Fomento del Ayuntamiento. 
La obra para convertir el antiguo colegio Niño Jesús en 25 viviendas y 40 garajes se inició en julio del año pasado y se desarrollaron con normalidad hasta que en abril de este año se derribo parte de la fachada más cercana a la calle Aparicio y Ruiz cuando se estaba haciendo el hueco para la construcción de los sótanos para los garajes. La dirección facultativa de la obra registró un acta notarial en el Ayuntamiento el 8 de abril para iniciar de manera inmediata la demolición de una de las fachadas alegando colapso del terreno y daños irreversibles. Los trabajos continúan y el arquitecto municipal visitó las obras tras la denuncia de los vecinos . Tres días después el Ayuntamiento decretó la paralización de los trabajos en esa zona. 
La promotora decidió hacer una consulta a Patrimonio, que emitió un informe en el que indicó que se debía restaurar el pabellón parcialmente derribado y planteó dos opciones para la solución, pero advirtiendo del especial cuidado para evitar problemas en los edificios colindantes y de la necesidad de mantener los sillares y piedras.
Los vecinos del edificio colindante han pedido al Ayuntamiento conocer el modificado del proyecto, así como también que se abra un expediente informativo para conoce lo que ha ocurrido.