A devolver 360.000€ del aval de las Huertas de la Concepción

J.M.
-

El TSJ determina que el Ayuntamiento no se puede quedar con los 636.000 euros que retuvo a la empresa que debía urbanizar el parque y no lo hizo

A devolver 360.000€ del aval de las Huertas de la Concepción

La Sala de lo Contencioso Administrativo del Tribunal Superior de Justicia (TSJ) de Castilla y León ha dado un buen disgusto al Ayuntamiento al notificar una sentencia en la que obliga a la ciudad a devolver 360.448 de los 636.018 euros que retuvo del aval depositado por la Unión Temporal de Empresas (UTE) a la que se le adjudicó la construcción del aparcamiento de las Huertas de la Concepción. No por esta actuación, sino porque que dejó sin urbanizar, aunque era su obligación, el parque superior que linda con el bulevar.

En el fallo, que corrige una sentencia previa de primera instancia que daba la razón al Consistorio, se determina que el Ayuntamiento se enriquecería de manera injusta al quedarse con más de 600.000 euros del aval cuando pagó 275.570 tanto para la redacción del proyecto como para la ejecución de las obras que no se habían realizado y que encargó posteriormente a otra empresa.

Tanto la construcción del aparcamiento como la urbanización de las Huertas de la Concepción se adjudicaron en el año 2010 a la UTE que conformaban Arranz Acinas, Jopisa y Contratas y Maquinarias. El párking sí se hizo, pero las constructoras entraron en quiebra y la obra de la parte superior se quedó sin ejecutar. Una actuación, cabe recordar, que en un primer momento mantenía el diseño de los arquitectos suizos Herzog y De Meuron, que se había valorado en 915.000 euros, pero cuyo proyecto se modificó para reducir su coste y tratar de facilitar que se realizara la obra. Finalmente, ni se ejecutó la actuación original ni la realizaron los primeros adjudicatarios.

Si bien en primera instancia los tribunales vieron bien que el Ayuntamiento se quedara con todo el aval (se entendía que la obra se había valorado en un primer momento en más de 900.000 euros), el TSJ establece un matíz que lo cambia todo y que es lo que obliga al Ayuntamiento a devolver una parte del aval. 

Recuerda que el hecho de que se hubiera hablado de esa cantidad no significa que se haya de partir de ese importe para fijar la indemnización ya que esa fue una valoración inicial que no necesariamente debía de corresponderse con el coste de la obra. Y como de lo que se trata es de daños y perjuicios, el TSJ establece que se deben de situar en los 275.570 euros. Es decir, el desembolso que se realizó para ejecutar el parque.

La sentencia, en beneficio de la UTE Aparcamiento Bulevar de Burgos S.L. (la heredera de la adjudicataria en derechos y obligaciones), no atiende la petición de la empresa en la que reclamaba una rescisión total del contrato, lo que habría significado que el Ayuntamiento se tendría que haber hecho cargo de la concesión del aparcamiento.