Relanzan el proyecto para un gran parque comercial

Á.M.
-

Los propietarios del suelo entre Automoba e Hipercor y un promotor andaluz se ponen de acuerdo para sacar adelante el complejo, que tendría 56.000 metros y requerirá 20 millones de inversión inicial

Relanzan el proyecto para un gran parque comercial - Foto: Jesús J. Matías

Está contemplado en el Plan General aprobado hace más de un lustro y tiene una ubicación privilegiada en la puerta Sur de la capital, pero hasta la fecha nadie había planteado en firme el desarrollo de un parque de medianas superficies comerciales entre la antigua Automoba y Parque Burgos (Hipercor). Eso cambió la semana pasada y lo hizo de forma contundente.
Los propietarios del suelo y un promotor andaluz con proyectos similares funcionando en diferentes provincias se reunieron con representantes del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Burgos para mostrarles una suerte de anteproyecto del parque que quieren promover de forma inmediata, lo que significa que tendrán que desarrollar primero los instrumentos urbanísticos (el estudio de detalle, sobre todo) y delimitar con exactitud qué es lo que pretenden hacer.
En el Ayuntamiento guardan silencio sobre esta cuestión, todavía en fase preliminar, pero los promotores han confirmado a este periódico los detalles de su proyecto. Así, se construiría un parque de 56.000 metros cuadrados de los que 18.200 estarían ocupados por las seis piezas que conforman el complejo. Tienen tamaños variables para atender las necesidades tanto de grandes firmas como de comercios ‘de apoyo’. Incluye una zona de restauración y un estación de servicio, además de un supermercado.
Se prevén dos aparcamientos: uno de ellos en superficie con capacidad para 721 vehículos y otro en sótano para dar servicio a otros 240; 3.000 metros de zonas verdes y 29.000 de viales (incluye el parking). Tal y como está diseñado, el parque persigue dar cobertura a cuatro ‘locomotoras’, y ahí es donde los nombres son de sobra conocidos porque los otros proyectos avanzados en la ciudad, sobre todo el de la sevillana Bogaris en Villalonquéjar, también los manejan. La subasta está abierta y en ese contexto siempre ganan las grandes firmas. Decathlon, que tiene decidida su salida de Parque Burgos hace años por razones de espacio, y Leroy Merlin son los dos nombres que se pusieron encima de la mesa en la reunión de la pasada semana.
La mayoría del suelo afectado por el proyecto está sin urbanizar, por lo que la inversión para poner en marcha este parque sería notable. Según los cálculos iniciales de sus responsables, serán necesarios 20 millones para construir el complejo y sus clientes (grandes multinacionales que o bien compran o, sobre todo, alquilan los contenedores) podrían duplicar esa inversión, generando un total de 400 empleos directos. El plan es lograr ultimar toda la tramitación urbanística en un año e iniciar las obras en 2021. Tendrían una duración de 14 meses.

Los accesos

El desarrollo del proyecto dependerá de lo firme que sea la apuesta que acaban de leer, pero hay una cuestión muy relevante que no depende tanto de la iniciativa privada como del Ayuntamiento: los accesos. Las entradas y salidas de Parque Burgos siempre fueron deficitarias y sería necesario hacer valer lo que consta en el planeamiento de la ciudad: duplicar los viales y generar una gran rotonda, precisamente frente a este potencial parque de medianas superficies, para mejorar sensiblemente la fluidez del tráfico.
La problemática del tráfico en este entorno viene desde la creación de los primeros hipermercados en la zona, allá por los años 80. Jamás se resolvió y así sigue. El Ayuntamiento dispone de un proyecto de nuevo acceso Sur a la ciudad que mejoraría las conexiones. Lo pagó El Corte Inglés y se lo entregó al anterior equipo de gobierno hace medio año. Según ese documento, que este periódico publicó el pasado mes de mayo, sería necesario invertir 2,3 millones de euros. El anterior alcalde, Javier Lacalle, estaba dispuesto a que el Ayuntamiento asumiera el coste de la inversión, pero primero se topó con el disgusto del consorcio de Villalonquéjar, que quiere ver germinar su propio parque comercial para ingresar 11 millones por venta de suelo, y con las urnas después.
La empresa que ha propuesto asumir el desarrollo del parque de la zona Sur mostró su intención firme de adelantar al menos parte del coste de las inversiones necesarias para desplegar esos nuevos accesos, que tal y como pueden apreciar en la infografía que acompaña estas líneas, contempla un carril compartido con Hipercor que duplica la capacidad del actual y conectaría tres rotondas para tener entrada y salida a ambos complejos.

Los dos a una

No es un detalle menor. Los promotores están en contacto con El Corte Inglés, que lleva dos años barruntando un rediseño de todo Parque Burgos para unificar su oferta en un único corredor comercial (cosiendo todos los edificios ahora dispersos) y concentrar allí los puntos de venta que tiene dispersos por la capital. Burgos es la única ciudad de su tamaño en la que el gigante español de la distribución no tiene un centro de referencia claro.
La ocasión puede ser propicia para la firma del triángulo porque lo que consta en el Plan General actual es una distribución de espacios tramitada hace más de una década y que contempla un gran edificio en altura que, como es evidente, jamás llegó a levantarse. Ir de la mano de su nuevo vecino podría darle el tiempo necesario para modificar su estudio de detalle, servir de realojo a Decahtlon sin que se vaya demasiado lejos y solucionar de una vez por todas el eterno problema de entrar y salir de allí.