Uno de cada cuatro muertos en accidente no llevaba cinturón

F.L.D.
-

Desde 2015 fallecieron en la carretera 22 personas que no usaron sistemas de retención. El jefe provincial de tráfico alerta de la baja probabilidad de supervivencia

Uno de cada cuatro muertos en accidente no llevaba cinturón - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Aunque la gran mayoría de los conductores tiene muy interiorizado el uso del cinturón, todavía existen personas que no ven el peligro que supone no utilizar este tipo de sistema de seguridad. Solo hace falta mirar las estadísticas para darse cuenta de que circular sin él eleva considerablemente el riesgo de no salir con vida en caso de accidente. Desde el año 2015 han muerto 81 personas que viajaban en turismo o furgoneta por las carreteras burgalesas, las cuales 22 no llevaba ningún tipo de retención, lo que supone el 27%. Este mismo año ha habido que lamentar un fallecimiento por esta causa. Bien es cierto que se trata de unas cifras muy similares a las de otros territorios españoles, pero la Dirección General de Tráfico se sigue sorprendiendo de que haya aún gente que siga sin entender lo fundamental que es este elemento en los vehículos. Por eso, campañas como la que se está llevando a cabo durante esta semana se antojan clave para seguir concienciando.
El jefe provincial, Raúl Galán, reconoce que la incidencia de conductores que no usa ningún tipo de retención, ya sea el cinturón o los sistemas infantiles, «es muy baja». Basta con decir que el pasado año se controlaron 3.915 vehículos y se tramitaron solo 24 multas, es decir, menos del 1%. «Hay que mirar los datos también desde la otra perspectiva para darse cuenta de que incumplir esta norma conlleva también un riesgo mucho más alto de perder la vida», subraya.
Ese aumento de la probabilidad de perecer en la carretera por no usar el cinto se puede demostrar con otra estadística. De las 295 de personas que resultaron heridas en un accidente de tráfico, solo el 2% no llevaban puesto el cinturón. A este respecto, Galán es muy claro: «No se puede hacer otra lectura que la de que te juegas la vida si no utilizas los sistemas de retención. No concibo que en pleno siglo XXI, con la información que tenemos, aún haya gente que no lo quiera ver».

[más información en la edición impresa]