Miles de euros de castigo para el pequeño inversor en Bolsa

G. ARCE
-

El fondo de inversión mixto de 10.000 euros, un clásico entre los ahorradores burgaleses, ha perdido 1.200 euros en solo tres semanas. Los que apostaron por el Ibex se han dejado 3.000 o más

Panel de la Bolsa de Madrid del día 3 de marzo. - Foto: Marta Fernández Jara (Europa Press)

La consulta a las cotizaciones bursátiles se ha convertido en una de las pesadillas cotidianas de los miles de pequeños ahorradores burgaleses que han buscado la rentabilidad más allá de las cuentas corrientes. Todo son pérdidas desde aquella lejana sesión del 20 de febrero en la que -sin saberlo entonces- se iban a registrar los máximos de un año (hasta la fecha) en el que un virus lo ha cambiado todo. Para empezar, no solo marzo ha sido el mes de mayor volatilidad de la historia de la Bolsa (sin precedente alguno), sino que, a día hoy, ni los más expertos se atreven a diagnosticar cuánto va a durar una inestabilidad global generada por una pandemia incontrolable y su impacto real en la economía. Es, sin duda, un escenario para los amantes del alto riesgo.

El castigo para el pequeño ahorrador es histórico y en el más favorable de los escenarios supera los mil euros en pérdidas. Para hacernos una idea, partimos de una inversión estándar de 10.000 euros, una cifra habitual entre los que quieren diversificar sus pequeños ahorros, y del escenario bursátil a finales del mes de marzo. 

La fórmula más elegida por el ahorrador burgalés son los populares fondos de inversión mixtos que ofertan los bancos, con un 30-40% del capital destinado a renta variable y el resto a renta fija (sin riesgo alguno). Pues bien, desde el 20 de febrero las pérdidas acumuladas en estos productos ascienden a 1.200 euros, en torno al 12% como media, y en lo que va de año son ya 1.100 euros, un 10% en un producto de riesgo limitado. 

Los que invierten directamente en Bolsa, lo hacen en la española, en títulos clásicos como Santander, Telefónica o Iberdrola, por poner tres ejemplos. Una cartera en el Ibex pierde un 29% en lo que va de año, es decir, 3.000 euros sobre 10.000 invertidos. Si se compara desde el 20 de febrero la caída es de 3.500 euros, del 35%. 

La selección de activos es muy importante: Santander resta 4.000 euros desde el 31 de diciembre (un 40%); Telefónica, 3.270 euros menos (33%). Sin embargo, en Iberdrola solo se pierde en lo que va de año 250 euros. Si miramos más allá de nuestras fronteras, las acciones de Amazon supondrían 325 euros a más de los 10.000 invertidos.

Nicolás Correa, por citar un valor de una compañía burgalesa, acumula una caída del 20% en lo que va de año, que asciende al 28,4% con respecto a los máximos del 20 de febrero.   

Diversificación. Son las particularidades de la inversión en Bolsa en tiempos revueltos, escenarios que cada día analiza en Twitter el asesor bursátil y profesor de Finanzas Internacionales y Economía Financiera de la UBU, Javier Sastre (@javiersastre), quien insiste en un mantra clave para cualquier accionista: la importancia en la selección de activos. "Hay fondos que invierten un 100% en Bolsa y en los que solo se pierden 1.000 euros, un 10%, algo asumible para un pequeño ahorrador con la que está cayendo. Otros pierden un 40%...".

"Hoy en día -añade- podemos invertir en casi cualquier acción del mundo. E invertir en empresas de este tipo, líderes actualmente y que lo seguirán siendo en el futuro, pues nos puede llevar por ejemplo, a estar ganando dinero este año, incluso con todas las pérdidas que ha sufrido la Bolsa de Estados Unidos".

"Nadie sabe". Sastre carece de la fórmula mágica para sortear la enorme tormenta financiera que está cayendo. Ni él, ni ningún analista. "Nadie sabe si esto va a durar un mes o dos, ni en España ni en Estados Unidos". Prueba de ello es que el mercado español, el Ibex, cae un 30%; el Dax alemán, un 25%; el estadounidense, un 23%... "Lo más complicado es la falta de visibilidad que tenemos ahora mismo, solo tenemos claro que cuanto más dure esto, más impacto tendrá".

Una voz autorizada como la de la banca de inversión Goldman Sach augura con pesimismo que la economía española tendrá una contracción de su PIB en 2020 del 9,7%, que se eleva al 11% para Italia o el 7,5% para el Reino Unido. Estados Unidos se contraerá un 24% en el segundo trimestre… "Si se cumplen estas previsiones, la crisis del coronavirus va a suponer que perdemos un año de crecimiento, a partir del cual habrá una recuperación progresiva, aunque con volatilidad y con sus sustos".   

Abril, concluye Sastre, es un mes fundamental. Las grandes empresas comunican resultados y tendrán que hacer previsiones sobre la evolución de su negocio y la economía. De lo que digan dependerá, en parte, que el modesto fondo de inversión en el que ha confiado el burgalés de a pie no siga siendo una pesadilla. 

"Hemos vivido un desplome tan rápido y vertical que, unido al momento personal por el confinamiento en casa, no ha provocado ventas masivas en estado de pánico ante el desastre. Es decir, ahora preocupa más la salud que las inversiones, incluso hay más gente pendiente de comprar (chollos) que preocupada por vender", resume Javier Sastre.