Cuatro repetidores y dos caras nuevas, en Mena y Espinosa

A.C.
-
Cuatro repetidores y dos caras nuevas, en Mena y Espinosa

El PSOE en el Valle de Mena, con la retirada Armando Robredo, y el PP en Espinosa, presentan los nuevos candidatos.

En el Valle de Mena y Espinosa de los Monteros, el tercer y cuarto municipio de Las Merindades optarán a la Alcaldía cuatro repetidores y solo dos caras nuevas, aunque una, Lorena Terreros ya lleva ocho años trabajando con el alcalde socialista del Valle de Mena en el equipo de gobierno. La novedad absoluta es  Raúl Linares, quien encabeza la lista del PP en Espinosa, mientras que el resto de candidatos serán los mismos de hace cuatro años.  
La sucesora del imbatido Armando Robredo opta a la Alcaldía con «orgullo como socialista menesa y como un reto que afronto con toda la ilusión». Su intención es dar continuidad a proyectos e iniciativas, en muchos casos, iniciados o anunciados ya, como la gratuidad de los libros de texto o la instalación de cubierta en la pista de tenis. Pero también se compromete a congelar los cinco impuestos municipales durante toda la legislatura, crear un centro de interpretación del convento de Santa Ana o construir un campo de fútbol de hierba artificial.
Enfrente, el candidato del PP, Pedro San Millán, optará por tercera vez a la Alcaldía. El Grupo Municipal Popular, que dice «acudir a esta cita electoral con la serenidad de haber cumplido con su trabajo -en la oposición- a lo largo de la última legislatura» y califica su programa, compuesto de 80 medidas y compromisos, como el que «necesita Mena para salir del estancamiento producido por años de gobiernos de monotonía y continuidad». 
Junto a ellos Amaya Diego, una delineante de 43 años, que en 2015 obtuvo 150 votos con Vecinos de Mena y se quedó sin representación, espera lograr esta vez dos concejales y «romper la mayoría absoluta del PSOE, porque el Ayuntamiento huele a rancio». Su línea de trabajo es la de «mantener lo que tenemos, cada piedra de cada casa de un pueblo, porque su encanto son sus casas, sus árboles», relata Diego, quien destaca que Vecinos de Mena quiere impulsar especialmente el turismo «ordenado y sostenible» y promocionar los bellos montes de la Peña, entre otros atractivos del municipio.
En Espinosa, el alcalde, Javier Fernández-Gil, de Ciudadanos, ha decidido volverse a presentar por segunda vez para concluir proyectos pendientes, a pesar de haber gobernado con un solo concejal. Si revalida su cargo creará nuevas ayudas destinadas las empresas que generen empleo para completar las que ya puestas en marcha para subvencionar su instalación en el polígono y apostará por crear un camping de alto nivel, además de impulsar la estación de Lunada.  
El socialista Paul Sánchez, que logró la mayoría de concejales en 2015, pero no pudo gobernar ha decidido intentarlo por segunda vez. Si gobierna tratará de «revitalizar y dar oxígeno a Espinosa». «Fijar población, crear empleo y proteger lo poco que tenemos, nuestros clubes, asociaciones, grupos de danza, la escuela Espiciencia, todo lo que tenemos» será otra de sus tareas. Que «las pedanías vuelvan a tener fe en el Ayuntamiento» es otra de sus intenciones, siempre todo con «la transparencia, para mi principal y prioritaria». 
Mientras, el PP cuenta con un «proyecto estrella», la creación en un espacio existente o en uno de nueva construcción de un «edificio multifuncional en el que tengan cabida un auditorio o teatro y también salas para desarrollar talleres de ocio, culturales y de todo tipo». «Queremos que Espinosa tenga actividad los 365 días del año», sostienen desde el PP, que también apuesta por «buscar de forma inmediata solución a la situación de la estación de Lunada, el camping o el cementerio de Las Machorras». La transparencia será otra consigna de un PP que buscará empresas para el polígono y potenciará el emprendimiento.

Cuatro repetidores y dos caras nuevas, en Mena y Espinosa
Cuatro repetidores y dos caras nuevas, en Mena y Espinosa