Licencias plagió a un catedrático para elaborar un informe

Á.M.
-
Texto del catedrático, autor del original

El documento, que firma el jefe de la sección, recoge de la primera a la última letra el trabajo 'El medio ambiente en la Constitución Española', de Fernando López Ramón, como si fuera un texto original

Las musas son puñeteras. Esquivas. Poco generosas. Dicen que es porque se lo guardan todo para el talento. Pero no crean que el talento habita sólo en la creación literaria. La jurisprudencia, la interpretación de leyes y la supervisión de los actos administrativos para que sean delicados en el cumplimiento de la norma también tienen su ciencia. Cuesta esfuerzo realizar informes bien cimentados, máxime cuando pueden ser refutados por los ‘administrados’.

Pero en esto, como en casi todo, también hay atajos. El penúltimo ejemplo está en el informe evacuado por el área de Licencias con fecha 15 de febrero de 2019. Está firmado por el jefe de la sección y se refiere al proyecto de construcción de un edificio de 13 plantas en Capiscol.

El expediente refleja que una promotora con sede social en Madrid presentó un proyecto básico para erigir el edificio conforme a lo reflejado en el Plan General. Obtuvo licencia, pero cuando se registró el proyecto de ejecución, los arquitectos del bloque, aludiendo a necesidades constructivas, planteaban un incremento de la altura de cada planta de 15 centímetros, lo que suponía elevar la cota máxima del edificio en algo menos de dos metros. Ese cambio fue rechazado por un arquitecto de Licencias, pero en febrero se pidió que el jefe del servicio lo ratificara.

Es ahí donde arraiga un plagio como una catedral. El informe se extiende a lo largo de nada menos que 27 páginas y está cargado de literatura jurídica. En su arranque, copia y pega desde la primera hasta la última letra el trabajo ‘El medio ambiente en la Constitución Española’, del catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad de Zaragoza, Fernando López Román.

Tal y como pueden acreditar en las páginas reproducidas sobre estas líneas, en ningún momento se cita la autoría de ese texto, motivo por el que resulta evidente que se hace pasar por una obra original del informante, cuando en realidad es un mero copia y pega del trabajo del citado catedrático. Trabajo que, como mínimo, había sido publicado ya en la revista Ambienta que edita el Ministerio de Medio Ambiente.

En ese trabajo se contextualiza la protección medioambiental recogida en la Carta Magna, se alude a los principios que la sostienen y se citan multitud de artículos de la Constitución que el autor analiza para hacer una interpretación de su alcance. Todo porque, al final, el informe acaba rechazando la petición de la promotora aludiendo a causas medioambientales. Es decir, en buena medida resuelve ateniendo al contenido de un texto plagiado.

A la vista de lo informado, y para poder continuar con la tramitación de un proyecto que ya se encuentra en fase de ejecución, la promotora dio marcha atrás, se atuvo al proyecto básico que había presentado con anterioridad y, entonces sí, logró la licencia definitiva para poder edificar. Preguntado por este periódico, el estudio que diseñó el edificio ha declinado hacer valoraciones al respecto.

El caso no pasó inadvertido, aunque sí se ha enterrado bajo una gruesa capa de discreción. Todo lo sucedido se puso en conocimiento del área de Personal, en cuya mano quedó exigir responsabilidades por lo sucedido.

Informe municipal con el texto íntegramente plagiado
Informe municipal con el texto íntegramente plagiado