Mañueco toma las riendas de las 35 horas y habrá una reunión

SPC
-

El presidente de la Junta señala que la reducción de jornada se implantará cuando se acuerde en los órganos de negociación y Tudanca insiste en que la Junta cumpla su palabra «porque eso es regeneración»

Mañueco toma las riendas de las 35 horas y habrá una reunión

El presidente de la Junta, Alfonso Fernández Mañueco, anunció ayer que se pondrá al frente de las negociaciones para implantar la jornada de 35 horas en la Administración autonómica con el objetivo de desencallar el bloqueo en el que se encuentra la reducción de jornada, con una huelga general anunciada para el próximo 6 de noviembre. Durante su intervención en el Pleno de las Cortes, el presidente de la Junta reiteró que la medida se va a implantar cuando se acuerde con los sindicatos. Una situación que se puede acelerar con la reunión que mantendrán este viernes el líder del Ejecutivo regional y los dirigentes regionales de CCOO,UGTy Csif, tal y como se conoció ayer.
«¿Cuándo piensa cumplir el acuerdo firmado con los empleados públicos para la recuperación de las 35 horas?», preguntó el portavoz socialista, Luis Tudanca, al presidente de la Junta en el pleno de las Cortes, al que recordó que cumplir la palabra dada es también regeneración de la política. En su primera respuesta, el presidente de la Junta se limitó a señalar que se implantaran cuando se acuerden en los órganos de negociación y el portavoz socialista le recordó que ya se acordó y se firmó cinco días antes de las elecciones autonómicas del pasado 26 de mayo.
Al respecto, el líder socialista afeó al presidente algunos de los anuncios de su Gobierno como el «cierre de pueblos» y de consultorios locales y le reclamó una rectificación, en la que no entró después Fernández Mañueco, que sí replicó al socialista en relación a quién cumple o no su palabra para indicarle que ha roto el pacto de financiación autonómica. «¡Qué han hecho la gente de los pueblos para que les trate así. Diga que no se va a cerrar ni un consultorio medico!», insistió Tudanca, que subrayó que cumplir con la palabra que se da es «muy importante» y regeneración de la política, además de argumentar que en la época de crisis los empleados públicos han sostenido los servicios básicos.
Durante su dura intervención en las Cortes, el socialista apeló al respeto a los empleados públicos y a la credibilidad: «Lo único que tiene que hacer es cumplir, si no, no va a ser creíble», al tiempo que le pidió que no eche la culpa al vicepresidente, Francisco Igea, o a otros miembros de su Gobierno y centró la responsabilidad directamente en el presidente de la Junta.
«Se está cargando el diálogo social con una huelga en tiempo récord, se puede saber quien va al volante, no quería ser presidente, pues ejerza. No nos podemos permitir en la Junta alguien tan indolente que no cumple su palabra», razonó el portavoz socialista, informa Ical.
Unas acusaciones que encendieron el debate parlamentario, toda vez que Fernández Mañueco no aceptó que se le acuse de no tener palabra y tiró del pacto de financiación para manifestar que ha sido el PSOE quien ha roto ese acuerdo, al estar «más preocupado de amparar y proteger al sanchismo de un Gobierno en funciones». «Es más importante defender los intereses de Castilla y León que los de su jefe», zanjó. «Usted con su voto recortó un 5 por ciento sueldo a los empleados públicos», dijo, en relación a cuando Tudanca, como diputado en el Congreso, votó a favor de la reducción del salario en el Gobierno de Rodríguez Zapatero, mientras que él, como consejero de la Junta con Juan Vicente Herrera, implantó las 35 horas.
El presidente de la Junta volvió a condicionar la implantación de las 35 horas a la negociación con los sindicatos y al cumplimiento de tres requisitos: que se garantice la calidad de los servicios públicos, la equidad y la sostenibilidad. Por último, señaló que se tiene que afrontar con serenidad y diálogo, y avanzó que se va a implicar personalmente y va a convocar esta misma semana a los sindicatos, concretamente el viernes, para criticar la actitud fácil de Tudanca y su «política de marketing» frente a la realizada por la Junta. «Este es un proceso complejo y difícil, ya que no ayuda, no moleste», zanjó.


Las más vistas