Un espacio más accesible y visible para la Casa de la Mujer

C.M.
-

El interior del edificio es funcional pero llegar allí supone superar varias cuestas, lo que es complicado con carrito de bebé o problemas de movilidad

El edificio está situado en la calle Cabestreros. - Foto: Luis López Araico

La Casa de la Mujer abrió sus puertas el 31 de marzo de 2004 con el objetivo de ser un espacio de encuentro para las asociaciones vinculadas a este colectivo y visibilizar su trabajo. Sin embargo, su emplazamiento en un moderno inmueble de la calle Cabestreros, que se encuentra se encuentra a desmano de casi todo y para llegar hasta él hay que superar una empinada cuesta, no convence.
Tanto el Partido Socialista como Podemos llevaban en su programa  de las elecciones municipales de mayo de 2019 el compromiso de buscar un nuevo emplazamiento para este recurso público más céntrico y más accesible y, sobre todo, más visible hacia la sociedad. La concejala de Mujer, Estrella Paredes, reconoce que no es el mejor lugar. «Está apartado, no es visible y las mujeres que acceden con carritos de bebé tienen dificultades», aseguró Paredes.
Reconoce que no será fácil encontrar otro local municipal que sea más o menos céntrico, no tenga barreras arquitectónicas y cumpla con las necesidades de los colectivos que usan ahora mismo estas instalaciones. «Es un momento complicado para reubicarla porque cuando los empleados municipales vuelvan a trabajar igual hay que reorganizar las instalaciones al haber áreas en las que es imposible lograr una separación de dos metros en los puestos de trabajo y quizás se usen algunos espacios  de la Casa de la Mujer que están vacíos».
Lógicamente el traslado debería consensuarse con la asociaciones y colectivos que usan este espacio.  En la actualidad la segunda planta está ocupada por la Asociación para la Defensa de la Mujer La Rueda, que es donde presta la atención a mujeres maltratadas. Otras organizaciones también usan esos espacios aunque no de manera continuada como el Colectivo 8 de Marzo; Asociación de Familia One, Two, Free; Asociación Unión Gitana; Asociación Madres de la Leche y la Asociación Hypatia y Red Madre.
 Además de un salón de usos múltiples, el edificio tiene once despachos destinados a facilitar el trabajo de asociaciones y colectivos centrados en la promoción de la mujer y la igualdad, la lucha contra la violencia de género o que realizan trabajo con la familia. A ellos se accede mediante una bases que se publicaron en 2017.
Desde la Concejalía de Patrimonio se reconoce que la sede no está en el emplazamiento más adecuado pero consideran que su interior no tiene barreras arquitectónicas y dispone de mucha funcionalidad para las asociaciones. 
La concejala de este área, Sonia Rodríguez, apunta dificultades para encontrar un lugar céntrico con capacidad para una decena de asociaciones. «Hoy por hoy no tenemos la posibilidad pero quizás más adelante si surge una oportunidad es algo a valorar, pero hoy por hoy no hay una alternativa viable que mejore su emplazamiento en el centro de la ciudad».