Devuelven a Gijón el Cristo y el sagrario de La Merced

G.G.U.
-
Devuelven a Gijón el Cristo y el sagrario de La Merced - Foto: Luis López Araico

Los jesuitas los trajeron para restituir el retablo mayor, irrecuperable tras el incendio de 2001. La Compañía de Jesús provincial obtuvo en préstamo estas dos piezas, que el Arzobispado de Oviedo reclamaba

La basílica del Sagrado Corazón de Gijón recuperó el pasado 8 de abril el sagrario de plata y el crucifijo de madera que los Jesuitas instalaron en 2003 en el ábside de La Merced, en sustitución del retablo mayor original, que se perdió en el incendio de 2001. Así que quienes vayan estos días a la iglesia burgalesa comprobarán que el altar está presidido por otro Cristo de madera y otro sagrario; piezas que la Compañía de Jesús ha traído de su casa de Villagarcía de Campos, en la que depositan todos los útiles de las iglesias que la orden cierra o cede, como sucede en este caso.
La Compañía de Jesús se desprendió de la basílica gijonesa en beneficio de la diócesis asturiana en 1998 y, según destaca el Arzobispado de Oviedo, los feligreses reclamaban desde entonces la restitución de las dos obras. Entre otras cosas porque, siempre según la versión de la Diócesis asturiana, el sagrario de plata se realizó «gracias a la piedad y a la generosidad» de los fieles de la ciudad. Y, de hecho, recalcan que la obra, con más de 200 kilos de plata, «reproduce parte de la fachada» del templo del Sagrado Corazón. Por eso el arzobispado ovetense lleva años negociando con los Jesuitas el regreso de las obras a su lugar de origen, en el que ya están colocadas.

[más información en la edición impresa]