Los donantes de sangre de Aranda y Roa superan sus cifras

I.M.L.
-
Los donantes de sangre de Aranda y Roa superan sus cifras

Las extracciones de sangre aumentan en 44 en la villa raudense y en 13 en la arandina, mientras que se reducen en toda la provincia.

El balance del número de extracciones de sangre realizadas en las delegaciones que la Hermandad de Donantes de Burgos tiene tanto en Aranda como en Roa ha sido muy positivo. Mientras que en el cómputo general de la provincia, a lo largo de 2018 se registraban 363 donaciones menos, en la comarca ribereña la tendencia era a la inversa y sumaban 57 a las de 2017. Un aumento al que ha contribuido de manera destacada Roa, donde se ha pasado de las 176 extracciones en 2017 a las 220 del año pasado; mientras que en la capital ribereña el incremento era de 13 donaciones, pasando de 2.197 en 2017 a 2.210 el año que acaba de concluir.
El presidente de la Hermandad de Donantes de Burgos, Francisco del Amo, reconocía el importante compromiso solidario de los ribereños. «Las cifras que se han alcanzado tanto en Aranda como en Roa son muy positivas, más incluso en Roa porque venían de un año en el que habían caído las donaciones y ahora están repuntando, gracias a esas dos delegaciones el descenso en la provincia no ha sido tan llamativo», comentaba Del Amo, recordando que el año pasado se han registrado 19.950 extracciones, por debajo de las 20.313 que se contabilizaron en 2017. Con estas cifras, la provincia de Burgos sigue siendo la segunda que más donaciones de sangre por habitante registra, por detrás de Álava. Si la media nacional está en 36 donaciones por cada 1.000 habitantes, en la provincia esta cifra se incrementa hasta las 56 donaciones por cada 1.000 habitantes.
Para este nuevo ejercicio, desde la Hermandad de Donantes de Sangre de Burgos se ponen como reto «volver a superar la barrera de las 20.000 donaciones», por lo que se hace un llamamiento a toda la población para que realicen este gesto solidario. «Tenemos que animar sobre todo a los más jóvenes, para que pueda haber un relevo generacional en los donantes», comenta Del Amo. 
En las delegaciones de Aranda y Roa no se esperan cambios en los días y horarios de donación porque «están bien como están ahora», a la vista de la respuesta de los donantes de la zona, que mantienen año tras año su compromiso.