Duro golpe en la línea de flotación de Villalonquéjar IV

G. ARCE
-

La crisis llega en el mejor momento de comercialización del polígono, con una veintena de empresas en marcha, más de 55 millones en inversiones y 400 puestos de trabajo en juego

La fase cuarta de Villalonquéjar ha vivido en los últimos meses la mayor expansión desde que fue puesta en el mercado. - Foto: Alberto Rodrigo

Es pronto para ver el calado de los daños que la crisis del coronavirus ha causado en el principal polígono de la ciudad. El parón económico ha llegado en el mejor momento de la comercialización de la cuarta fase, con una veintena de empresas ultimando su instalación, cerrando la escrituración de las parcelas o reservando espacio para instalarse en próximos años. Desde el viernes 13 de marzo todos los proyectos han quedado congelados en el tiempo, sus promotores repliegan velas esperando a que el daño económico de la crisis sanitaria sea el menor posible y por el tiempo más limitado posible.

En Villalonquéjar IV está en juego -a día de hoy- la apertura o consolidación de una veintena de empresas en diferentes fases de creación, que han abierto o abrirán sus puertas a lo largo de este año o el próximo. En conjunto suman una inversión de más 55 millones y su plan era consolidar o crear 400 puestos de trabajo en total.  

La mayoría de los promotores de estos proyectos consultados están en estos momentos intentando sortear lo que les ha venido encima -parón de actividad, impagos, ERTE...- y coinciden en que han puesto sus inversiones en situación de espera "a ver qué pasa". "Nos movemos en una incertidumbre total y habrá que ver cuánto dura este parón y cómo arranca la actividad para ponernos a pensar en el futuro", explica Jorge Villaverde, presidente del polígono y propietario afectado.

Hay inversiones paralizadas "por prudencia" y crece la demanda de información al Consorcio para ver si los plazos de las gestiones y pagos comprometidos se congelan o siguen vigentes. "Hasta la fecha, no hemos recibido información alguna y es importante porque hay compras de parcelas en marcha". En el caso de Villaverde, mantiene la compra de la segunda parcela de su proyecto aunque pospone la construcción de la nave.

Tranquilidad. Desde del Consorcio se insiste en un mensaje de tranquilidad y en que todas las dudas se están resolviendo a través de la oficina técnica. "Somos conscientes de la situación y seremos flexibles en los plazos acordes a la misma y tomaremos cualquier medida que facilite las inversiones en marcha", reconoce el consejero delegado del Consorcio, el concejal de Hacienda, David Jurado. 

Lamentaba el representante municipal que esta crisis llega en un momento en el que se estaban cumpliendo los planes de ventas y que disponían de un colchón económico para hacer frente a las obligaciones de la deuda. "Espero que la recuperación sea rápida y podamos recuperar la normalidad lo antes posible. Somos los primeros interesados en que el Consorcio se desarrolle, por el bien del polígono y de la ciudad". 

El Consorcio tiene hoy en cartera 19 parcelas adjudicadas de 10 empresas cuyo acuerdo de venta se formalizará este año, según lo previsto. El presupuesto de 2020, aprobado un mes antes de que se desatase la crisis, preveía obtener unos ingresos de 13 millones de euros por las ventas y contemplaba una amortización de deuda por valor de 5,3 millones (por la venta de suelo) más los 1,5 millones aportados por el Ayuntamiento. En 2019 se vendieron 69.000 metros. 

El mismo día de la aprobación de estas cuentas se adjudicaban a Acinesgon, firma especializada en la fabricación y almacenamiento de acero inoxidable, dos parcelas por valor de 1,8 millones. La empresa contemplaba una inversión de 4 millones y 63 empleos.

Casi la mitad de la cuarta fase está vendida, adjudicada o tiene compradores interesados. No obstante, quedan cerca de 600.000 metros cuadrados de uso industrial cuyo futuro queda comprometido con las actuales circunstancias de crisis sanitaria global.