Aranda plantea bajar el IBI para 2021

I.M.L.
-

La edil de Hacienda, Elia Salinero (Cs), fundamenta la propuesta en la intención de reducir la presión fiscal tanto a las empresas como a la economía familiar

Una rebaja en el recibo del IBI beneficiaría a familias y empresas. - Foto: M.A. Valdivielso

El equipo de gobierno del Ayuntamiento arandino está pendiente de distintas medidas que pretende implementar para solucionar, en parte, los problemas económicos derivados de la crisis del coronavirus. Entre otras alternativas, está trabajando en articular una bajada general y distintas bonificaciones para que se puedan aplicar al recibo del Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) del año que viene.

La concejala de Hacienda, Elia Salinero (Cs), reconoce que la propuesta está a la espera de que se elaboren los pertinentes informes técnicos para empezar a tramitar esta modificación del impuesto local. "Esta es nuestra intención, pero cuando los informes estén terminados lo llevaremos a comisión para que el resto de los grupos puedan hacer sus aportaciones", especifica Salinero, que puntualiza que "la intención del equipo de gobierno es hacer una bajada general del tipo, es decir, a todos los contribuyentes y, además, poner bonificaciones por razón de interés social a todas aquellas empresas que hayan tenido bajadas de ingresos importantes a causa de la covid".

En un primer cálculo, la estimación de la bajada del ingreso por el IBI en 2021 si sale adelante esta propuesta rondaría los 450.000 euros por la reducción del tipo, que Salinero califica de "asumible", a lo que habría que sumar las distintas bonificaciones a particulares y empresas, con lo que se podría alcanzar los 700.000 euros, lo que supondría una mínima parte de los ingresos en las arcas municipales para el próximo ejercicio fiscal, ya que el IBI estimado sumando urbana y rústica para este año 2020 es de un 10,2 millones de euros.

La edil de Hacienda reconoce que esta propuesta lo que busca es no incrementar la presión fiscal para los vecinos y negocios de la capital ribereña. "Si el IBI que venían pagando este año iba a ser de 400 euros, al año que viene se mantendría igual, que puede no parece mucho pero es un alivio, y una fórmula en la que hemos pensado para equilibrar esa no subida del recibo y el que no suponga un gran perjuicio para los ingresos municipales", explicaba.

cambio de destino. Otro de los frentes en los que está trabajando la Concejalía de Hacienda pasa por buscar los recursos necesarios para poder pagar este año los convenios anuales habituales con los que las arcas municipales colaboran con la financiación de los clubes deportivos y las múltiples asociaciones que operan en Aranda. "Al tener el presupuesto prorrogado, lo que no se prorrogan son los anexos, entre el que está el que corresponde a esos convenios, por lo que a día de hoy no se podrían pagar", explica Elia Salinero.

Ante esta situación, tanto la edil como otros compañeros del equipo de gobierno se reunieron con distintos jefes de servicio para analizar todos los fondos que se pueden recuperar de aquellas actividades que no se han podido realizar o que se han suspendido, así como los sobrantes de otras partidas que no se prevén que se vayan a agotar, para crear una partida suficiente para atender esos convenios. "Hemos calculado que necesitaríamos en torno a 450.000 euros para poder seguir pagando lo que hacíamos a las asociaciones y clubes, no parece que vaya a haber ningún problema, tendremos que hacer una modificación presupuestaria, lo haremos de una vez en lugar de hacer cada partida por separado", adelanta sus intenciones la concejala de Hacienda.