El congreso de los 40.000 euros escuece

G. Arce
-

La Federación de Empresarios de Comercio (FEC) y algunos de los organizadores de iRedes denuncian la "desproporción" y el "doble rasero" del apoyo del Ayuntamiento al Content Creator Congress celebrado en octubre

Las repercusiones del I Congreso Internacional de Creadores de Contenidos, el Content Creator Congress, celebrado en la ciudad los días 18 y 19 de octubre, y de los 40.000 euros de ayuda municipal directa desembolsados para este evento siguen trayendo cola. El gesto del Ayuntamiento ha causado un «gran malestar» en varios sectores del comercio tradicional de la ciudad y también entre el ámbito empresarial del marketing digital local, especialmente por la «desproporción», el «trato discriminatorio» y el «doble rasero» en el apoyo económico a un evento puntual y cuya repercusión y beneficios para la ciudad todos ponen en duda.
Las críticas no solo han circulado los últimos días por las redes sociales entre los especialistas locales en creación de contenidos, principalmente entre empresas de comunicación y márketing, sino que se están escuchando en varias asociaciones comerciales para las que, aseguran, es imposible acceder a una ayuda de esta envergadura para dinamizar su sector «no dos días, sino a lo largo de todo el año», aseguran fuentes consultadas de la Federación de Empresarios de Comercio (FEC). «Hay eventos que se celebran cada año y que tienen una repercusión nacional contrastada a los que se fiscaliza hasta el más minímo céntimo». De hecho, los 40.000 euros son casi los que recibe el conjunto del sector para apoyar iniciativas anuales y ningún evento, ni los que reúnen a miles de personas durante un fin de semana en las calles de la ciudad como las ferias de las flores, de artesanía, entre otrios, reciben en exclusiva tal ayuda directa.
Las empresas de comunicación y marketing digital defienden parecidos argumentos en sus quejas a través de internet. Argumentan en sus mensajes que no conocen a los ponentes que han participado en esta la cita primada por la Alcaldía y muestran serias dudas sobre su repercusión en unas redes sociales que manejan en su trabajo.
Las críticas públicas provienen de algunos de los organizadores del congreso iRedes, que en sus diferentes ediciones sí lograron concitar un interés más allá del ámbito local, nacional e incluso internacional por la calidad y repercusión mediática de sus participantes. El congreso aludido reunió a 142 asistentes, una cifra muy alejada de las mejores ediciones de iRedes.
También se han leído reproches desde el FabLab Burgos, que, denuncia, lleva dos años peleando por dotar de más infraestructuras a sus instalaciones en la antigua estación de trenes.
«Me figuro que desde el Ayuntamiento valorarán si ha merecido la pena apostar por esta iniciativa o se tendrán que replantear el modo y la forma de cómo apoyar iniciativas que sean positivas para el conjunto de todos los burgaleses», señalaban esta semana en las redes.