scorecardresearch

La Burgos Film Commission sigue en su episodio piloto

H.J.
-

La oficina cinematográfica está pendiente de estrenar web, catálogo de localizaciones y vídeo promocional aunque anuncian "buenas noticias a corto plazo" para algún rodaje en 2022

Recreación del rodaje de 'Las Petroleras', este verano en Cabezón de la Sierra - Foto: Christian Castrillo

La Burgos Film Commission cumple un año de vida. Hace un año que la Asociación Cultural Sad Hill, la que recuperó el legendario cementerio de 'El bueno, el feo y el malo', firmó el primer convenio de colaboración con Sodebur, empresa pública de la Diputación de Burgos. Inicialmente fue por seis meses de duración y posteriormente se prolongó por otros tantos, con un montante total cercano a los 70.000 euros.

El objetivo era captar rodajes de películas o series y aprovechar el tirón del turismo audiovisual, pero su primer aniversario sirve para confirmar que en un sector tan competitivo 12 meses no son nada y que los esfuerzos públicos solo darán sus frutos si hay continuidad a largo plazo. Eso es lo que ahora está en juego, cuando toca renovar el convenio o abrir un nuevo proceso y a día de hoy nada está asegurado.

Recurriendo al símil seriéfilo, se diría que el proyecto sigue en su episodio piloto y que el balance de este primer año presenta claroscuros. Entre estos últimos llama especialmente la atención que la Burgos Film Commission no disponga de una web. "Página en construcción", es el mensaje que recibe a cualquiera que se asome a la ventana digital, lo cual no contribuye precisamente a dar una buena imagen de cara al exterior.

Sergio García, de Sad Hill, es perfectamente consciente de ello, reconoce el retraso en la puesta en marcha de la web y anuncia que "a más tardar, estará para Intur", la feria de turismo interior que tendrá lugar la tercera semana de noviembre. "Queremos una página útil desde el punto de vista del que busca localizaciones y sitios para rodar en la provincia de Burgos, pero también del que las ofrece", explica García.

Además de la página, antes de que termine el año la Film Commission deberá entregar a Sodebur y a Promueve (organismo municipal que no financia directamente pero también participa en su seguimiento) un catálogo de localizaciones y un vídeo promocional. Pero aun así, "quedarán cosas encima de la mesa para desarrollarlas en un tercer convenio".

Exigencia de confidencialidad. Entre los aspectos positivos del balance del año, Sad Hill señala su participación en el documental sobre el petróleo de La Lora 'El Sueño del Oro Negro', en el spot de la Vuelta Ciclista a España con la productora Doctora House o dos eventos que tuvieron lugar este verano, con el 50º aniversario de la película 'Las petroleras' y la proyección de 'El disputado voto del señor Cayo' en la localidad de Sedano.

"No podemos contar mucho más de los proyectos concretos en los que estamos trabajando", se justifica García. "En todos sitios nos piden confidencialidad y en cuanto podamos lo revelaremos, pero hay expectativas de tener cosas a corto plazo, para el año 2022. Soy muy optimista", insiste.

En los últimos años las oficinas tipo Film Commission han proliferado como las setas por la mayoría de provincias españolas. De hecho, la de Burgos llega con bastante retraso respecto a otras como Soria o Valladolid. "Es un mundo tremendamente competitivo y, aunque hay muy buena relación con las oficinas vecinas, cada una quiere barrer para casa", apuntan en Sad Hill, quienes sin embargo ven oportunidades claras: "El contexto pandémico ha traído dificultades, pero también ha convertido en triunfadoras las plataformas televisivas como HBO, Amazon o Netflix, que se han quedado sin contenidos así que ahí está la necesidad de seguir nutriéndolas".

Y para ello, el territorio burgalés puede ofertar localizaciones que vayan mucho más allá de los tópicos. "El pódium de pueblos de Burgos, como son Covarrubias, Frías u Orbaneja del Castillo, quizás sean también los sitios más quemados. No se trata de renunciar a mostrar piedras, pero hay que estar preparados para algo más", reflexionan.

¿Y qué tiene Burgos que no tenga nadie? Pues con cuidado para no ofender a quienes se sientan desplazados de esta lista, García menciona "un yacimiento de petróleo en suelo firme (La Lora), una galería subterránea donde se pueda meter un camión dentro (las canteras de Hontoria), o un bisonte para un rodaje prehistórico (Paleolítico Vivo)".

Porque buscar un rodaje "no es enseñar el catálogo de turismo, es algo que hemos comprobado hace unos días con la visita de los localizadores que vinieron con motivo del 'Shooting Locations Market Place' celebrado en Valladolid. Tú les mostrabas la catedral y ellos se fijaban en otras cosas". Uno de los expertos, por ejemplo, dijo que la plaza de Vega parecía nada menos que Buenos Aires.

Las plataformas audiovisuales, cada vez más ambiciosas, son capaces de movilizar con cualquier serie de 8 capítulos los mismos recursos que cuatro películas de dos horas. "Desde el punto de vista cuantitativo y cualitativo ocupan muchísimo más. La televisión ya no está denostada, e incluso se ha puesto por encima del cine". Por eso, remata García, serán en los próximos años el principal objetivo, siempre que la Film Commission sea capaz de sobrevivir y a los responsables políticos no les entren excesivas prisas.