Un brindis con ron

R.P.B.
-

La Casa Botrán, destilería guatemalteca de origen burgalés, se alía con González Byass para su distribución en España

La Casa Botrán tiene museo en Guatemala - Foto: DB

Pronto su nombre se hará familiar y se hará un hueco entre los otros. Ron Botrán, se llama el destilado. De Guatemala, por más señas. Y de origen burgalés: la marca fue fundada en el país centroamericano por los hermanos Botrán, originarios de Roa, a mediados del siglo XX. Hoy es considerado uno de los mejores rones del mundo. Y ahora, tres cuartos de siglo después, el apellido Botrán va a realizar el viaje inverso: la compañía licorera quiere asentarse en España y para ello se ha aliado con otra compañía familiar, la de González Byass, para la distribución y desarrollo de la marca Botrán en España. La alianza entre las dos compañías familiares impulsará la presencia de los rones añejos Botrán 8, Botrán 12, Botrán 18 Solera 1893 y el último, Botrán Cobre. En los últimos cuatro años, estos rones de sello burgalés fueron comercializados por Amer Gourmet.


Entre los años 1911 y 1923, los hermanos Venancio, Andrés, Felipe, Jesús y Alejandro Botrán viajaron a Guatemala, donde fundaron la Industria Licorera Quezalteca. La historia de la producción de bebidas alcohólicas en Guatemala está fuertemente ligada a esta familia burgalesa -una de las precursoras de la industria-, cuyo nombre bautiza la línea de rones añejos de calidad con que el país ha sido reconocido por más de cinco décadas. Desde mediados del siglo pasado, la familia Botrán ha volcado su pasión en perfeccionar todo el proceso productivo de sus rones. Generación tras generación, los secretos se transmiten, permitiendo la mejora continua de toda la cadena de producción: siembra, destilación, fermentación, embotellado y distribución son celosamente vigilados para garantizar las cualidades que distinguen a los rones añejos Botrán en todo el mundo.


Las características climáticas, topográficas y humanas que se dan en Guatemala, señalan desde Casa Botrán, permiten el cultivo de las variedades de caña de maduración tardía, altamente valoradas por su concentración de azúcares. Los distintos rones añejos de esta casa burgalesa han sido premiados y reconocidos en todo el mundo. Desde hace varios años ha iniciado su expansión por Europa, ya que en el mercado norteamericano está asentado y tiene padrinos de lujo, como el empresario de origen cubano Emilio Estefan, su embajador en Estados Unidos y protagonista de una campaña que t iene como eslógan ‘La noche comienza con Botrán’