"Es hora de actuar en Cataluña y el Gobierno está desbordado"

Javier D. Bazaga (SPC)
-

El vicesecretario de Comunicación del PP recuerda que el Ejecutivo tiene mecanismos suficientes para frenar la violencia independentista y culpa a Sánchez de la repetición electoral

"Es hora de actuar en Cataluña y el Gobierno está desbordado"

Pablo Montesinos, almeriense de 34 años, rostro conocido del periodismo, dejó su profesión hace seis meses para enrolarse en las filas del PP. Hombre de plena confianza de Casado, en muy poco tiempo ha ascendido a la cúpula dirigente del partido y desde este verano es el vicesecretario de Comunicación en un momento crucial para el país en el que se junta la repetición de elecciones con la sentencia del procés y los negros nubarrones sobre la economía española. 
¿Cómo valora el PP los últimos acontecimientos en Cataluña y, en especial, la actuación del presidente Joaquim Torra?
La posición de Torra es inaceptable. Quien en teoría es el representante ordinario del Estado, en vez de situarse al lado de la Justicia y las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado, se niega a condenar la violencia y alienta las protestas. Urge la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional para que ningún cuerpo policial esté sujeto a directrices de los independentistas y se proteja su integridad.
En las últimas semanas, Pablo Casado ha venido diciendo que todavía no se daban las circunstancias para aplicar el artículo 155 de la Constitución. ¿Este planteamiento ha cambiado después de lo sucedido en Cataluña tras la sentencia del procés?
La escalada de violencia en Cataluña obliga a tomar decisiones, tal y como le ha trasladado Casado a Sánchez en La Moncloa. El Gobierno tiene mecanismos suficientes para aplicar si la situación lo requiriera. Formalmente, le hemos pedido que envíe a Torra un requerimiento previo para que cese sus actuaciones contra el interés general de España.
¿Y ese requirimiento es el primer paso para aplicar el 155?
Lo primero es que el Gobierno envíe ese requerimiento. También que se aplique la Ley de Seguridad Nacional porque Torra no puede seguir ni un minuto más en la cadena de mando de las políticas de Interior de la Generalitat. De igual forma, instamos a la Fiscalía contra Roger Torrent, Joaquim Torra, los CDR y Tsunami Democrático para acabar con los desórdenes públicos. El PP siempre estará en el cumplimiento de la ley y en la salvaguarda de la seguridad de todos.
El Gobierno descarta por ahora tomar medidas. ¿Creen que Sánchez está haciendo dejación de funciones en Cataluña?
Estamos preocupados por la improvisación de Pedro Sánchez. Es el momento de actuar y el Gobierno está desbordado. Y el PSOE, el partido del Gobierno, tiene que romper ya sus pactos con los independentistas. Es intolerable que aún no lo haya hecho. Y me dirijo a los barones del PSOE: ¿Están a favor de que Sánchez mantenga esos acuerdos? ¿Van a pedir a Sánchez que rompa con Torra y sus socios? Estoy seguro que el votante socialista no entiende cómo aún esos pactos siguen en vigor.
Más allá de las consideraciones sobre la sentencia del procés, ahora se abre otro asunto como es el del cumplimiento de las penas sin privilegios por parte de los políticos sediciosos. ¿Cómo se garantizará eso?
Lo primero que tenemos que decir es que respetamos las decisiones judiciales y eso significa que las instituciones funcionan, que el Estado de Derecho funciona, que se les ha juzgado absolutamente con todas las garantías, y a partir de ahí los mecanismos son los que son y llevarán sus cauces. Dicho esto, el PP si llega al Gobierno, va a plantear que Instituciones Penitenciarias vuelva a manos del Estado en Cataluña.
Pedro Sánchez aseguró el cumplimiento íntegro de la sentencia. ¿El PP interpreta eso como un no a los indultos?
El PP va a estar vigilante para que no se indulte a aquellas personas que intentaron poner patas arriba el Estado de Derecho y la Constitución. Los primeros que hablaron de indulto fueron los dirigentes socialistas como Iceta y la delegada del Gobierno en Cataluña. Por eso, el Partido Popular llevó este asunto al Congreso y exigió a Sánchez que dijera alto y claro que no se les iba a indultar. Nosotros vamos a estar ahí vigilando que esos indultos no se produzcan.
Hablemos de las elecciones que están ya a la vuelta de la esquina. ¿Por qué hemos llegado hasta aquí? ¿No han sabido ustedes, los políticos, desbloquear la situación?
A veces escuchamos que la clase política es la responsable de ir a las urnas. Yo niego la mayor. El responsable es Sánchez y hay pruebas que lo evidencian. El pasado mes de agosto, mientras llevaba a cabo su ronda de contactos con colectivos sociales y en teoría mantenía una negociación con los que él mismo denominaba sus socios preferentes, Podemos, el Palacio de La Moncloa ya estaba eligiendo el eslogan electoral y diseñando la estrategia de campaña. Siempre quiso ir a las urnas y lo que hizo fue teatralizar una negociación con la izquierda. 
Pero ustedes le acusaban de tener un pacto con los independentistas y Podemos para mantenerse en el poder, decían, a cualquier precio. ¿Los hechos lo han desmentido?
Bueno, es que el señor Sánchez tiene acuerdos con los separatistas en varias instituciones de Cataluña, como la Diputación de Barcelona, y en el caso de Podemos también en comunidades autónomas y ayuntamientos. Y decir esto es compatible con que tras las últimas elecciones generales, Sánchez ha buscado ir de nuevo a las urnas. En agosto estaba eligiendo el eslogan de campaña.
El madrileño decía que no había una posibilidad de formar otro Gobierno alternativo al del PSOE y que, por lo tanto, el PP debía a dejarle gobernar con su abstención. ¿Por qué no se abstuvieron?
Porque somos la alternativa de Gobierno y los españoles se merecen que haya una alternativa. Nuestro modelo es distinto al del Partido Socialista, por ejemplo en política económica. Tenemos una posición con sentido de Estado, firme y coherente. Con sentido de Estado porque le dijimos a Sánchez que podemos negociar sobre cuestiones de Estado y le planteamos un decálogo sobre aquellas sobre las que era apremiante llegar a acuerdos. Firme porque, por ejemplo, denunciamos la situación de desaceleración que está viviendo el país mientras él miraba para otro lado. Y coherente porque hemos dicho lo mismo siempre, desde el principio hasta el final el PP ha mantenido intacta su posición.
Si el PP gana las elecciones, ¿cuál sería su estrategia para formar Gobierno?, ¿le ofrecería el PSOE una gran coalición como hizo Rajoy?
Si el Partido Popular gana las elecciones, habrá Gobierno de inmediato y habrá impulso reformista en España. Y para conseguirlo vamos a hablar con todas las formaciones constitucionalistas. El PP lo hizo con el PSOE sobre las cuestiones de Estado y va a seguir hablando. El presidente Casado tiene muy claro que con el Partido Socialista tendremos que hablar de pensiones, de financiación autonómica, de agua... Dicho todo esto, nuestro modelo es el modelo andaluz, el de Castilla y León y el de la Comunidad de Madrid, regiones donde el PP ha demostrado que sabe negociar y sabe pactar. 
¿Y le pedirían la abstención al PSOE?
Si ganamos, plantearemos en el debate de investidura nuestro programa electoral. Y entre nuestros compromisos está que no haya ninguna Administración que dependa de Bildu para gobernar y tampoco de los independentistas en Cataluña. Hablaremos con todas las formaciones constitucionalistas.
Hay quien dice que con la actual fragmentación del centro derecha es imposible que el PP gane las elecciones y pueda gobernar. Ustedes propusieron España Suma, pero esa coalición no fue posible. ¿Qué posibilidades ven de ganar?
España Suma hoy es el Partido Popular. Nosotros tendimos la mano a Ciudadanos hasta el último minuto porque entendíamos que la gente reclamaba que fuéramos juntos para sumar más y ser una alternativa más potente al PSOE. Cs no quiso, Rivera rechazó esa opción y sinceramente creemos que se ha equivocado. Ahora, legítimamente, lo que pedimos es que todo el voto de centro derecha vaya al PP. Pero nos dirigimos no solo a los votantes de centro derecha, también al votante socialista descontento que ve cómo Sánchez prefiere a los independentistas, a los radicales, a Bildu en Navarra, y que no rompe con los separatistas en Cataluña. 
A juicio del PP, ¿cuál debería ser el asunto principal de la campaña electoral? ¿La economía, el desafío separatista catalán...?
Para el Partido Popular, la defensa de la unidad de España, de nuestras libertades y nuestra Constitución va a ser una prioridad, pero también lo es la economía. Nosotros vamos a centrarnos en los problemas reales de los ciudadanos, esas personas que abren la persiana de su negocio cada día y ven cómo el Partido Socialista no plantea absolutamente nada para esquivar los signos de desaceleración económica. Así que para nosotros la economía, la creación de empleo, va a ser una prioridad. 
Tras la debacle electoral del pasado 28 de abril, el Partido Popular parece que ha cambiado de estrategia. Hay quien dice que se ha moderado, que se ha movido hacia el centro. ¿Es así?
Si usted revisa la primera entrevista que me hicieron coincidiendo con mi salto a la política, yo hablaba de un PP abierto, grande y transversal, en el que cabíamos todos. Yo le puedo reiterar ahora mismo esa respuesta al 100 por 100 porque creo que el Partido Popular es esa formación que siempre antepone el interés general al interés partidista y eso creo que es lo más importante en política. Si algo deben de saber los españoles es que Pablo Casado siempre va a estar en la defensa del interés general por encima de las siglas del Partido Popular.
¿Los expresidentes Mariano Rajoy José María Aznar van a participar en la campaña electoral de Pablo Casado?
La relación Pablo Casado con los expresidentes es fluida y de normalidad. Si hay algo simbólico que hizo Casado cuando tomó las riendas del PP fue que abrió la sede de Génova 13 a los expresidentes y mantiene con ellos una relación de normalidad. Eso me parece muy positivo. Así que si ellos quieren formar parte de la campaña del Partido Popular pues lo harán.
Ustedes han acusado muchas veces a Pedro Sánchez de utilizar las instituciones en beneficio propio, en beneficio electoral. Por ejemplo, con un tema como es el de las entregas a cuenta a las comunidades autónomas. ¿Por qué creen que lo está utilizando de forma electoral?
Lo ocurrido con este asunto es un escándalo con mayúsculas. Lo afirmo con toda la serenidad. Los presidentes autonómicos del PP, en su momento, le dicen al Gobierno de España: ese dinero es nuestro, de las comunidades y nos lo tiene que dar, no lo puede retener, porque repercute en los servicios públicos, en la sanidad, en la educación, en el pago a proveedores. El Gobierno entonces utiliza un informe fantasma de la Abogacía del Estado para decir que no era posible. Pasan las semanas, llega la campaña electoral y el Ejecutivo dice que ahora sí puede desbloquear ese dinero, utilizando otro informe de la Abogacía del Estado. Lo que le puedo asegurar es que el Partido Popular y sus barones territoriales van a estar defendiendo nuestra posición hasta que llegue el último euro a las comunidades autónomas. 
Más allá del hecho puntual de las entregas a cuenta, todas las regiones reniegan del actual sistema de financiación y abogan por reformar el modelo. ¿Esa es una urgencia para el Partido Popular?
El presidente Casado ya se ha comprometido a abrir el modelo de la financiación autonómica si llegamos al Palacio de La Moncloa, pero tiene que ser una negociación en la que todas las regiones se sienten juntas y mantengan un debate sincero, teniendo una premisa que a mí me parece importantísima: todos los españoles somos iguales ante la ley y tenemos los mismos derechos. No puede haber españoles de primera y españoles de segunda.
¿Qué le parece al PP que el Gobierno proceda la exhumación de Franco 20 días antes de que se celebren las elecciones generales?
Sinceramente le digo que hay una resolución judicial que nosotros la respetamos y que más allá de los movimientos del PSOE estamos centrados en las preocupaciones reales de todos los ciudadanos. Nosotros queremos dirigirnos a ese vecino que hoy ve cómo existe toda una batería de indicadores económicos negativos y le decimos que si apuesta por el Partido Popular nos vamos a centrar en que esas preocupaciones se disipen, en revertir la situación económica y alejar los nubarrones económicos que hoy en día amenazan a España.