CyL suma casi 4.000 inmigrantes regulares en el último año

SPC
-

Castilla y León registra un nuevo récord de 181.351 foráneos y los colectivos más numerosos son los rumanos, búlgaros y marroquíes

CyL suma casi 4.000 inmigrantes regulares en el último año

La mejora económica tras la crisis ha impulsado el retorno de extranjeros a una autonomía cada vez más despoblada como es Castilla y León. Un colectivo foráneo que alcanzó al cierre del primer semestre del año máximos históricos en la Comunidad, superando la cifra récord que se contabilizó en 2011.
En concreto y según las cifras de la Secretaria de Estado de Migraciones, a finales de junio de este año, había registrados en Castilla y León 181.351 extranjeros con certificado de registro o tarjeta de residencia en vigor, lo que supone un aumento en 3.935 personas en comparación a la misma fecha del año anterior, con una subida porcentual del 2,2 por ciento.
El dato a fecha de mediados de ejercicio lleva repuntando desde el pasado 2016, cuando estaba en el suelo de 172.041 inmigrantes, para empezar a escalar hasta los 173.399 de 2017; los 177.416 de 2018; y los 181.351 de este año. El récord que marca esa cifra supera el dato de junio de 2011, cuando había contabilizados en la Comunidad, 180.409.
El número de inmigrantes creció sobre todo dentro del régimen de libre circulación de la UE, con una subida más modesta de los del general. El primer grupo estaba integrado al cierre del primer semestre de este año por 130.836 individuos, con un aumento del 2,5 por ciento respecto a 2018, 3.236 más. El colectivo contaba con 70.125 hombres, que crecieron en 1.461; y 60.711 mujeres, que sumaron 1.775.
Del total de ciudadanos de libre circulación, 31.735 contaba con la residencia permanente. Asimismo, el informe indica que 64.233 estaba por un motivo no determinado; 8.870 tenía un trabajo por cuenta ajena y 746 era autónomo; 1.806 presentaba una residencia no lucrativa; 2.811 eran estudiantes; y 6.241 familiares. Otros 14.394 eran familiares nacionales de terceros países, 5.670 con residencia permanente. Los inmigrantes de libre circulación eran mayoritariamente rumanos, búlgaros y portugueses.