El Hospital Santos Reyes retoma la normalidad

I.M.L.
-

Con el alta ayer del último paciente de covid, el hospital arandino recupera la actividad de cirugía, con lo que está reduciendo su lista de espera, y en breve se incorporarán hasta seis nuevos especialistas

El centro hospitalario ribereño va recuperando el ritmo asistencial que tenía antes de la declaración de la pandemia. - Foto: M.A. Valdivielso

El Hospital de los Santos Reyes, y todo el equipo humano que lo compone, respira. Desde que el pasado 13 de marzo ingresase el primer paciente con coronavirus, el trabajo ha sido incesante hasta que ayer recibía el alta la última persona que precisó hospitalización por la covid-19. Un total de 88 días en los que la pandemia ha estado muy presente en este hospital comarcal, en los que se ha llegado a atender a 190 pacientes por esta nueva infección vírica, entre el Santos Reyes y su ampliación de emergencia en el hospital de convalecencia que se creó de la nada en menos de dos días en el recinto ferial arandino.

Las cifras registradas en estos más de dos meses y medio hablan por sí solas. Del total de pacientes covid, 117 obtenían el alta tras su recuperación, pero 43 no lograron superarlo y pasaron a engrosar las listas de mortalidad de la pandemia en la comarca ribereña, aunque para su entorno y para los profesionales que les atendieron no serán nunca meros números. También se realizaron traslados a otros centros hospitalarios, motivados por la gravedad de la evolución de los pacientes, derivándose 29 al HUBU y dos más al vallisoletano Rio Hortega. De estos 31 trasladados a otros hospitales, solo cuatro fallecían y tres de ellos siguen sus tratamientos a día de hoy en el hospital de referencia burgalés.

"Por fin hemos llegado a cero ingresados después de más de dos meses, ha costado, pero al final lo hemos conseguido, no quita para que pueda haber ingresos covid en los próximos días", celebraba sin perder la cautela el director del Hospital de los Santos Reyes, Evaristo Arzalluz, que reconocía que en la actual situación de la comarca no es necesario seguir reservando una planta para enfermos de covid, por lo que poco a poco se regresa a la normalidad del centro hospitalario.

A partir de ahora, el protocolo de ingresos en el Santos Reyes se realizará con todas las medidas preventivas, manteniendo aislado en una habitación individual a cada nuevo ingreso "a la espera del resultado de la PCR" que, de ser negativa, posibilitará que el enfermo pueda dejar el aislamiento. Una medida en la que permanecerán los futuros casos positivos de covid-19 que "van a ser tratados como cualquier ingreso infeccioso, es decir, con aislamientos específicos, pero se tratará a los covid igual que se tratan las gripes, las tuberculosis o cualquier otro tipo de infecciones, es decir, aislado en su habitación individual y se levanta el aislamiento cuando se negativice", especificaba Arzalluz.

Esta situación de relativa normalidad, sin bajar la guardia, también se está dejando notar en la actividad quirúrgica en el Santos Reyes, que ha recuperado un buen ritmo de intervenciones. "Desde el lunes hemos empezado con tres quirófanos diarios, incluso ayer martes hemos tenido uno más por la tarde, con lo que la actividad quirúrgica es la habitual en una situación normal", explicaba el director del centro hospitalario comarcal, que añadía una cifra significativa para poner en valor este regreso a la actividad asistencial:

La lista de espera quirúrgica estructural es de 399 pacientes, "hemos bajado de 400 y es una situación que no recuerdo ningún momento que hayamos estado por debajo de esa cifra en los 14 años que llevo aquí", contextualizaba el dato. De hecho, a lo largo del mes de abril se realizaron 26 intervenciones a pacientes urgentes y 17 a programados, mientras que en mayo estos datos aumentaron hasta los 34 urgentes y 153 programados.

RESPIRO A LA PLANTILLA. Otra consecuencia de la reducción de casos graves de coronavirus en la comarca es que la plantilla va a poder volver a disfrutar de los descansos y vacaciones que no han disfrutado estos meses atrás, en los que han acumulado turnos de 12 horas. "La idea es que todos procuren disfrutar al menos tres semanas de las cuatro que les corresponden en previsión de que en octubre o noviembre pueda haber un repunte y estar todos en condiciones de atender a la población", especifica Arzalluz.

Además, el equipo humano se ha visto reforzado en los últimos días con dos cirujanos, dos internistas, dos oftalmólogos y está cercana la contratación de un anestesista, un otorrino y un radiólogo, por lo que faltaría para completar la plantilla un digestólogo, un hematólogo, un geriatra, un oncólogo y otro radiólogo.