Peligran la bajada de peñas y la visita a bodegas

I.M.L.
-

La Concejalía de Festejos considera que, de celebrarse las fiestas patronales arandinas, eventos como estos no podrían desarrollarse

La bajada de las peñas es uno de los actos más multitudinarios de las fiestas patronales arandinas. - Foto: DB

La decisión de si se celebran o no las próximas fiestas patronales en honor a la Virgen de las Viñas, cuyos actos oficiales que deberían empezar el viernes 11 de septiembre con la imposición de bandas a la corte festiva y la lectura del pregón en la Plaza Mayor, no se tomará hasta finales de este mes de junio. Así lo decidía ayer la Comisión de Cultura y Festejos del Ayuntamiento de Aranda, a la espera de las pautas que se marcan desde las Administraciones superiores sobre los eventos con gran afluencia de público. "Esperaremos hasta el límite que nos permiten las fechas, a la última semana de junio o principios de julio para esperar que ya puede haber normativa nacional o regional para este tipo de actividades", recalcaba el edil de Festejos, Emilio Berzosa.

Lo que tiene claro el responsable político de este área municipal es que, de celebrarse, no serán iguales a las tradicionales y que hay eventos que no podrán realizarse. "Hay cosas como la bajada de las peñas o la visita a las bodegas subterráneas que vemos muy difícil, por no decir imposible, que se puedan celebrar, aunque sean señas de identidad de nuestras fiestas", comentaba Berzosa.

A lo largo de los pasados meses, desde el departamento municipal encargado de poner en marcha el programa festivo, se ha venido trabajando con previsión para no agotar los plazos, redactando los pliegos de licitación de elementos como los fuegos artificiales, las luces ornamentales, que incluyen también las de navidad y se licitan por cuatro años, y equipos de iluminación y sonido para los conciertos, así como reservando las fechas de las orquestas para las verbenas y bloqueando alguno de los conciertos para los días principales.

En cuanto a otros eventos habituales durante las temporadas estivales en la capital ribereña, como son las fiestas de las peñas que deberían comenzar a celebrar este mismo mes de junio, en el Ayuntamiento solo han recibido la notificación por parte de uno de estos colectivos para solicitar las autorizaciones necesarias para desarrollar su programa. "Solo una peña, que celebra su fiesta anual a mediados de julio, se ha puesto en contacto con nosotros para celebrar sus eventos, pero lo que le hemos dicho es que aún no se puede tramitar nada de este tipo sin saber en qué situación nos encontraremos y qué normas son las que van a regir a nivel nacional o regional a la hora de celebrarse reuniones de personas", insistía el edil de Festejos.

De lo que tampoco se tiene noticia es de las asociaciones de vecinos, que también desde finales de este mes de junio iban celebrando cada fin de semana las respectivas fiestas de los barrios, por lo que estos eventos puede que tampoco se vayan a celebrar este año de pandemia.