Atribuyen a una gamberrada los últimos robos de vehículos

S.F.L.
-

Varios coches hurtados aparecieron en lugares cercanos a Briviesca en condiciones desastrosas

La furgoneta apareció en las inmediaciones de Briviesca llena de golpes y con ventanas y puertas destrozadas.

Las víctimas de la última ola de robos de vehículos que se ha producido en Briviesca atribuyen estos hechos a gamberradas. En pocas semanas varios coches han sido sustraídos y encontrados poco después en las proximidades de la capital burebana en unas condiciones bastante desastrosas además de un quad y una bicicleta.
Según los comentarios de vecinos de la ciudad, la falta del servicio nocturno de la Policía Local provoca que los ‘delincuentes’ campen a sus anchas y cometan estos delitos. «No tenemos seguridad y se está mejor en casa que haciendo nada al respecto», escribe una usuaria en una red social. 
Desde hace un par de meses se han registrado varios incidentes semejantes y todos ellos tienen el mismo final. Los coches, furgonetas o todoterrenos robados aparecen poco después volcados o con ventanas y puertas destrozadas. Unos se encontraron en zonas limítrofes a Briviesca y otros en localidades cercanas.
El último caso corresponde a una furgoneta gris de marca Citroën. Según su dueño, el pasado viernes por la noche aparcó el vehículo en una callejuela anexa a la  céntrica calle San Roque. Cuando se despertó y fue a por ella comprobó que no se encontraba donde había sido estacionada. Un testigo le manifestó que la había visto sobre las 3:30 horas de la madrugada, por lo que el hurto tuvo que llevarse a cabo tiempo después. El propietario se dirigió de inmediato al cuartel de la Guardia Civil donde interpuso una denuncia. Sobre las 14:30 horas los agentes dieron aviso de que la habían hallado en las inmediaciones de la zona donde se practica motocross en muy mal estado. 
Otro hecho semejante que despertó el malestar de muchos briviescanos fue el robo de un quad que se encontraba guardado dentro de una lonja. «Los ladrones, que sé que fueron varios porque tuvieron que levantarlo por lo menos un metro para sacarlo, entraron por la ventana y abrieron la puerta desde dentro», declara el damnificado. 
En las dependencias se custodiaban importantes cantidades de material de construcción y dos generadores de gran valor, por lo que el dueño del vehículo considera que «se trata de una gamberrada y no de un robo con un móvil económico». 
Según fuentes de la Policía Local de Briviesca, existen sospechas de quienes pueden andar detrás de estas fechorías pero por el momento no se ha sorprendido a nadie con las ‘manos en la masa’. De lo que tanto los agentes como las personas perjudicadas están de acuerdo en que se trata de actos vandálicos ejecutados para divertirse. 
El alcalde de la ciudad, Álvaro Morales, cree que en poco tiempo la seguridad mejorará porque se realizarán las pruebas de acceso a Policía Local y que el número de plazas ascenderá a cuatro. A partir de entonces el servicio nocturno de los fines de semana se cubrirá y alguna otra noche también. «A pesar de que la asistencia se cubra las 24 horas no se pueden evitar estos hechos porque la Policía no puede atender dos lugares a la vez», expone.