scorecardresearch

Vacunas: eficacia y confianza

Agencias
-

Las residencias han pasado de 771 a dos fallecidos semanales en los últimos meses gracias a la campaña de inmunización, que podría reducir los decesos en el país en un 60 por ciento

Vacunas: eficacia y confianza - Foto: Eduardo Parra Europa Press

De forma lenta, pero sin descanso, la campaña de inmunización sigue avanzando a pesar de la incertidumbre generalizada de los últimos días y la polémica por los efectos secundarios de algunos fármacos. Y pese a que España parece estar atravesando la temida cuarta ola, lo cierto es que el pequeño porcentaje de vacunas completas suministradas -algo más del 6 por ciento de la población española cuenta con las dos dosis de algún preparado- parecen estar dando ya sus primeros resultados. 

Prueba de ello son los centros residenciales para mayores, donde los fallecimientos por coronavirus han pasado de 771 decesos a dos muertes semanales en los últimos dos meses gracias a la vacunación, según los últimos datos del Instituto de Mayores y Servicios Sociales (Imserso). En concreto, los datos reflejan que entre el 29 de marzo y el 4 de abril se han registrado tan solo dos fallecidos en estos centros. Dos meses antes, durante la semana del 25 al 31 de enero, se registraron 771 muertos con Prueba Diagnóstica de Infección Activa (PDIA).

Además, el número total de residentes contagiados también ha descendido de 4.941 positivos semanales a los 56 positivos registrados a principios de este mes.

En esta línea, los científicos lo tienen claro: las vacunas salvan vidas. Así lo asegura el grupo de investigación en biología computacional BIOCOMSC, que calcula que las inyecciones hasta el pasado 9 de abril reducirán en un 60 por ciento los decesos por coronavirus en comparación con un escenario en el que no hubieran esos fármacos.

Como ejemplo, este grupo de la Universidad Politécnica de Cataluña (UPC) ha ofrecido cálculos de los beneficios de la inmunización en Cataluña, donde se han administrado, desde el inicio de la campaña hasta ayer, un total de 1.768.724 dosis de las tres vacunas disponibles contra la COVID-19, con cerca de 11.000 pinchazos en las últimas 24 horas.

En estos momentos, a la espera de que mañana llegue la vacuna monodosis de Janssen e impulse más el ritmo de inmunización, el 16,8 por ciento de la población catalana ya ha recibido una inyección y un 6,1 por ciento ya ha completado la pauta de las dos dosis. Según BIOCOMSC, las profilaxis inoculadas hasta el pasado viernes, que tendrán su efecto entre el 20 y el 30 de abril, garantizan una reducción del 60,3 por ciento de muertes, ahorra un 20,5 por ciento de ingresos en las UCI y supone un 36,9 por ciento menos de hospitalizaciones, al tiempo que disminuyen en un 15,2 por ciento los contagios.

Respecto a los posibles efectos secundarios de las vacunas -la de AstraZeneca ha levantado las alarmas por su vinculación con algunos casos de trombos-, el médico especialista en enfermedades infecciosas Vicente Soriano considera que los beneficios superan, en mucho, cualquier riesgo y, además, se ha constatado que en países ya vacunados han caído en picado los ingresos y fallecimientos.

«Es una pena que todo este ruido retrase el ritmo de vacunación», defiende este profesor de la Universidad Internacional de La Rioja (UNIR), quien cree que hay «juicio mediático» a AstraZeneca sin pruebas científicas.

 

Mezcla de profilaxis

No obstante, pese a los beneficios, la campaña de inmunización no logra avanzar al ritmo deseado. Ante este panorama, Pekín estaría estudiando la posibilidad de mezclar varios fármacos de distinto tipo de tecnología a fin de aumentar la eficacia del antígeno.

«Las tasas de protección de todas las vacunas del mundo a veces son altas y a veces, bajas. La mejora de su eficacia es una cuestión que los científicos de todo el mundo tienen que plantearse», apuntó ayer Gao Fu, director del Centro de Control y Prevención de Enfermedades de China.