David Ruiz deja la presidencia de Zona G a Victoria Vélez

B.G.R.
-

El responsable de Cultura de Flor cierra su tienda de Gamonal para centrarse en otros proyectos empresariales en el centro. Entran en la junta directiva dos nuevos miembros

Ruiz y Vélez, posan junto a uno de los murales más emblemáticos del proyecto Barrio de Genios en la calle Santiago. - Foto: Luis López Araico

La asociación de comerciantes, hosteleros y empresas de servicios Zona G, integrada por 120 miembros, renueva su junta directiva. El motivo es la salida de la Presidencia de David Ruiz, quien ha estado al frente de la entidad ocho años, por motivos profesionales, ya que cerrará su floristería de Gamonal para centrarse en la del centro de la capital e iniciará nuevos proyectos empresariales. Tomará el testigo Victoria Vélez, joven emprendedora que regenta la tienda Hervel’s en Francisco Grandmontagne.

Además de este relevo, también se producirán nuevas incorporaciones en los cargos de responsabilidad de la agrupación, cuyo número había ido reduciéndose en el tiempo con la salida de asociados por diversas circunstancias. Así, Laida Ercila, de El rincón de los deseos, asumirá la vicepresidencia, mientras que Rafael Quintana, de Tazitas, entra como vocal. Se mantienen Jesús Peñalba en la Tesorería, Begoña de Diego en la Secretaría y Borja García en la Gerencia.

El cambio será efectivo este lunes, aunque en julio se celebrará una asamblea extraordinaria en la que los socios deberán ratificar los nuevos nombres si no existe otra candidatura alternativa, opción que supondría la convocatoria de elecciones. «Hemos intentando buscar a personas implicadas con el comercio», subraya Ruiz, quien a los motivos profesionales de su decisión suma también la importancia de renovar la asociación con «savia nueva» en un momento «fundamental» para el sector, debido a las consecuencias de la pandemia, que «marcarán un antes y un después».

Ha sido también la crisis sanitaria y los numerosos días de confinamiento los que han precipitado su salida. El responsable de Cultura de Flor explica que llevaba planteándose la determinación desde hace un año, aunque su idea inicial era tomarla «más a largo plazo». Sin embargo, asegura que este tiempo le ha servicio para «reflexionar» y para dar el paso ahora debido a la rapidez con la que se han ido sucediendo los acontecimientos.

Reconoce que siente cierta «nostalgia» por dejar el cargo. De su etapa al frente de Zona G se queda con la organización de la feria de estocaje Gangamanía, que suele celebrarse en febrero en el Coliseum, y con el proyecto Barrios de Genios, que fue reconocido por el Ayuntamiento con el Premio Ciudad de Burgos. Hace referencia a la «buena relación» mantenida con la administración local a la hora de desarrollar iniciativas y cree que sería necesario realizar proyectos de ciudad en el ámbito comercial bajo el paraguas de la Federación de Empresarios de Comercio (FEC), de la que sigue siendo miembro del Comité Ejecutivo y en la que considera que deberían estar integradas el resto de asociaciones, en alusión a la otra agrupación zonal que funciona en la ciudad, Centro Burgos.

De esta etapa que cierra para abrir otra, destaca sobre todo al equipo con el que ha trabajado, subrayando de forma especial la labor del gerente, Borja García, a quien define como el «alma» de la asociación y del que destaca su «eficacia, optimismo» y la capacidad de generar ideas en el sector. Se queda, eso sí, con la espina de «haber ido más deprisa» en la adaptación del comercio a las nuevas tecnologías, si bien admite que la realidad hace que «resulte muy costoso» poder llevarlo a cabo.

Ruiz será «la sombra» de Vélez en su arranque como presidenta de Zona G. Se muestra «ilusionada» con su nueva función y aboga por una renovación de esta actividad económica, no sin ser consciente de que «hay comerciantes de toda la vida que son reacios al cambio por no tener esa necesidad de adaptarse al contar con una clientela muy fiel». A sus 28 años, abrió en plena crisis económica la tienda de moda femenina Hervel’s, apostando fuerte por las redes sociales, que le han servido para mantener parte de su actividad durante la pandemia. «Igual que me he volcado en mi negocio lo haré en la asociación», concluye.