Segunda cita del ciclo Contemplación en la Catedral

DB
-
El ciclo comenzó en la capilla de Santa Tecla. - Foto: Patricia

Intervendrán el Grupo de Teatro Espliego, el guitarrista Mariano Mangas y la vocalista Marga Ruiz

El Altar Mayor de la Catedral de Burgos acogerá el próximo viernes, 14 de junio, la segunda cita de ‘Contemplación en la Catedral’. Se trata de un recital poético y musical que se enmarca dentro de las actividades programadas para conmemorar los 800 años que el templo cumplirá en 2021. Será a las 20 horas y solo se podrá acceder con entrada, que se podrá recoger a partir de mañana en el Teatro Principal de manera gratuita. 

El Grupo de Teatro Espliego, que dirige Ernesto Pérez Calvo, será el encargado de recitar los poemas sobre la Eucaristía. Esta formación nació en 1984 en la comarca de Villadiego para promover la cultura y llevar el teatro por los pueblos de la provincia. En el Certamen Provincial de Teatro lograron el primer premio en 1999 y el segundo premio en 1988, además de los galardones de mejor actor y director en ambas ocasiones.

Mariano Mangas es licenciado en guitarra flamenca y guitarra clásica y actualmente es profesor en el Conservatorio Profesional de Música Arturo Soria, en Madrid. Ha publicado cinco discos y ha ofrecido conciertos en países como Italia, Francia, Holanda, Inglaterra, México, Estados Unidos, Kuwait o India, entre otros.

Marga Ruiz comenzó su andadura en los escenarios desde pequeña dentro del grupo de teatro La Hormiga, de Lerma, principalmente como cantante. Más tarde formó parte del Coro de la Universidad de Burgos y ha extendido su actividad con agrupaciones vocales como Gadea Ensemble y Alaia Ensemble, con la que acaba de grabar un disco.

Contemplación en la Catedral debutó el pasado 28 de diciembre. En aquella ocasión fue en la capilla de Santa Tecla, que se llenó para escuchar una veintena de poesías que abarcaron desde el Siglo de Oro hasta la actualidad, a las que se sumaron algunas obras del deán de la Catedral, Pablo González Cámara. La parte musical corrió a cargo de la soprano Mercedes Hurtado, acompañada también por Mariano Mangas y el organista de la catedral de Segovia, Ángel Montero.