Michelin prevé activar al 25% de su plantilla esta semana

Adrián del Campo
-

La fábrica de Aranda reabre con el 8% de los trabajadores y la cifra subirá de forma gradual. Gerardo de la Calle y Todo Aceros también afrontan un regreso escalonado

Accesos controlados a la fábrica de Michelin en Aranda. - Foto: A. del Campo

La vuelta a la actividad de los sectores no considerados esenciales se notó este lunes en toda la provincia y, como no podía ser de otra forma, también en el tercer núcleo industrial de Castilla y León: Aranda de Duero. La capital ribereña vio cómo tanto la industria como la construcción volvían al trabajo después de dos semanas de hibernación. La reapertura más importante en la ciudad fue la de la fábrica de Michelin, que emplea a más de mil personas. La marca francesa abría de nuevo sus puertas después de casi un mes cerrada, ya que decidió paralizar su producción el 16 de marzo, antes incluso de que lo obligara el Gobierno, alegando que la prioridad era la salud de sus trabajadores.

Los tornos de la factoría de Michelin en Aranda volvieron a girar este lunes, pero eso no significa que la producción esté a pleno rendimiento de la noche a la mañana. La vuelta al trabajo de los empleados será gradual y ayer se incorporó tan solo el 8% de la plantilla total. La empresa prevé que este viernes la cifra se incremente hasta superar el 25% de los asalariados y que la próxima semana se sobrepase el 50%. Desde la empresa francesa insisten en que la vuelta a la normalidad se va a realizar "paso a paso" y que se basan en unas previsiones que son difíciles de llevar más allá de una semana. Hacen alusión a la evolución tanto de la pandemia como a las medidas que vaya aprobando el Gobierno. 

En este punto, desde la marca de neumáticos inciden en que ellos no son cualquier industria, sino que tienen una serie de servicios esenciales. Se refieren a que en la planta de Aranda se hacen principalmente productos para camiones, y el transporte no puede parar al nutrir a supermercados, farmacias... También apuntan a la creación componentes para transportes públicos, como las cubiertas de metros, que nutren a varias ciudades, mayoritariamente a México DF. A todo ello añaden que su fábrica de Valladolid también cubre demandas de otros sectores esenciales como es el caso de la agricultura.

Michelin no fue la única compañía que retomó este semana su actividad en Aranda de Duero, el Grupo Gerardo de la Calle también lo hizo en dos de sus principales empresas: Artepref y Hormigones y Excavaciones Gerardo de la Calle. La primera aglutina a 199 empleados y la segunda a 55. En este caso, el regreso también ha sido escalonado y la idea es la de un aumento paulatino de las labores. Por su parte, el grupo NSR informa de que Todo Aceros reiniciará parte de su actividad esta semana. En cuanto a la otra empresa del grupo en la capital ribereña, Aranda Coated Solutions, no se ha tomado una decisión y su fecha de vuelta dependerá del mercado. En otras compañías locales también se podía comprobar el regreso al trabajo. En Vidriera Arandina se observaba el movimiento de furgonetas o en las obras a pie de calle, la labor de máquinas y peones.

En las empresas arandinas insisten en mantener las medidas de seguridad y en cumplir con las exigencias sanitarias, de ahí la reactivación escalonada. Por ejemplo, en Michelin se han espaciado los turnos de entrada y salida, se ha colocado un pasillo de acceso, una caseta para controlar el estado de los empleados... en Gerardo de la Calle se intenta teletrabajar cuando sea posible, se han cambiado turnos para evitar jornadas partidas y así desplazamientos innecesarios...