La psicopedagoga de la menor declara en el caso Arandina

M.L. Martínez (ICAL)
-

Junto a ella, la Audiencia Provincial de Burgos acoge la quinta sesión de la vista oral con las pruebas periciales y documentales.

Los abogados de la menor, llegando al Palacio de Justicia. - Foto: Ricardo Ordóñez (ICAL)

La psicopedagoga de la menor denunciante presta hoy declaración ante la sala de la Audiencia Provincial de Burgos en el denominado ‘caso Arandina’, que comenzó pasadas las 10 de la mañana, que juzga a tres exjugadores de la Arandina Club de Fútbol (Carlos Cuadrado ‘Lucho’, Víctor Rodríguez ‘Viti’ y Raúl Calvo), por un presunto delito de agresión sexual a una menor de 16 años en noviembre de 2017 en un piso que compartían en la localidad de Aranda de Duero (Burgos), así como de atentar contra su libertad sexual y de ser cooperadores necesarios en los hechos.

La psicopedagoga fue a la primera persona a la que la víctima le contó lo que supuestamente le había sucedido, junto a sus hermanas pequeñas. El abogado de la defensa de uno de los jugadores (Víctor Rodríguez ‘Viti’), Rafael Uriarte, confió en que este testimonio sea “imparcial” dado que “está pagada por ellos”, dijo, en alusión a la menor y sus padres. Por su parte, la letrado de la acusación particular, Patricia Ortiz, declaró a su llegada al Palacio de Justicia que hoy es “una mañana dura y también intensa”. “Confiamos que terminemos hoy con la práctica de toda la prueba y mañana los informes”, añadió.

El abogado de la acusación popular ejercida por la asociación Clara Campoamor, Luis Antonio Calvo, señaló que la declaración de la psicopedagoga es “la única prueba testifical” que se presenta en la sesión de hoy. A ella, recordó, se unen las pruebas periciales, de las que dijo que “también van a ser importantes, tanto para analizar desde el punto de vista psicológico a la niña, la situación en la que se encuentra, cómo ha ido viviendo ella estos dos años” y también, agregó, “respecto a lo que es la madurez de los acusados aunque en tanto al tratarse de una agresión grupal, la influencia de la madurez tendrá una influencia muy relativa”.

Junto a esta declaración como testigo, se presentan ante la Sala de la Audiencia Provincial las pruebas periciales, en total trece, -de ellas, cinco por videoconferencias desde Aranda de Duero, Miranda de Ebro, Valladolid, Pozuelo de Alarcón y Madrid, en las que intervienen siete personas- y, las siete restantes lo hacen de manera presencial, con la declaración de profesionales del Cuerpo Nacional de Policía, médicos forenses y psicólogos. Y, finalmente hoy, la prueba documental, que en este caso tiene bastante peso por los vídeos, audios y capturas de las redes sociales por las que se comunicaban los implicados en la causa.

El mediático juicio conocido como ‘caso Arandina’, se alargará una sesión más de las previstas (de cinco a seis) hasta mañana jueves, 28 de noviembre, que será cuando los tres acusados puedan hacer uso de su derecho a la última palabra y se lean las conclusiones definitivas y los informes de las partes.

Peticiones de las partes

La Audiencia Provincial de Burgos acoge desde el pasado jueves, 21 de noviembre, a puerta cerrada, el juicio del denominado ‘caso Arandina’, en el que se juzga a tres exfutbolistas de la Arandina Club de Fútbol (Carlos Cuadrado ‘Lucho’, Víctor Rodríguez ‘Viti’ y Raúl Calvo), acusados por un presunto delito de agresión sexual a una menor de 16 años en noviembre de 2017 en un piso que compartían en la localidad de Aranda de Duero (Burgos), así como de atentar contra su libertad sexual y de ser cooperadores necesarios en los hechos.

Las acusaciones y defensas presentaron antes de la celebración del juicio sus conclusiones provisionales. Así, la Fiscalía solicita 40 años para Raúl Calvo y 39 para los otros dos por un delito de agresión sexual a una menor de 16 años y otro contra la libertad sexual, como autores, y dos de agresión sexual como cooperadores necesarios. Además, diez años de libertad vigilada e indemnización solidaria y conjunta de 50.000 euros y 20.000 más en el caso de Raúl Calvo.

Por su parte, la familia de la menor pide 44 años de prisión para los tres acusados, por los mismos delitos, e igual indemnización. Y la acusación popular, ejercida por la Asociación Clara Campoamor solicita 43 años y ocho meses para los tres, con mismos delitos.

Por contra, las defensas plantean la absolución de sus representados al entender que no hubo delito y, por tanto, no puede existir ni autor ni cooperador del mismo.