Burgos sigue cobrando el alquiler a los locales municipales

J.M.
-

En el área de Patrimonio entienden que jurídicamente no es viable eximirles del pago y el Ejecutivo afirma que, como cualquier otro negocio, podrán optar a las líneas de ayudas

Terraza de la cafetería del Fórum Evolución en tiempos en los que podía abrir al público. - Foto: Alberto Rodrigo

La Concejalía de Patrimonio del Ayuntamiento de Burgos no perdonará, durante el estado de alarma, el alquiler a los inquilinos de los locales municipales que tiene arrendados por distintos puntos de la ciudad. La concejala responsable de esta área, Sonia Rodríguez, detalla que los técnicos municipales a los que se les ha realizado esta consulta entienden que jurídicamente no es viable que se les condone el pago de la renta y se les seguirá cobrando con regularidad.

La inmensa mayoría de los locales que pagan una renta mensual (otros están cedidos en régimen de concesión) se corresponden con negocios de hostelería. Es el caso, por citar algunos ejemplos, de las cantinas que hay en los barrios, donde se encuentran los alquileres más económicos, del bar de la Casa de la Cultura de Gamonal, de uno de los tres espacios que tiene el Ayuntamiento en Fuentes Blancas (hay dos vacíos desde hace años) y de otros bajos mucho más cotizados como el del Orfeón (en la calle San Lorenzo), los dos ubicados en el entorno del Castillo, el de la estación de autobuses, el ubicado en el Fórum Evolución o la cafetería Espolón (conocido también como el Polisón).

Al menos que se sepa todos los inquilinos pagan religiosamente los alquileres salvo en la cafetería Espolón, que dejó de hacerlo en octubre de 2015, al poco tiempo de habérsele adjudicado el negocio. Lo justificaron en que el Ayuntamiento les había causado un perjuicio económico demorándoles la apertura y en el número 1 de la Plaza Mayor ya cuantificaban la deuda pendiente el pasado mes de noviembre en 238.000 euros. Una cantidad que se ha ido incrementando con el paso de los meses.

El problema que tiene la Concejalía de Patrimonio en este caso particular es que la empresa que gestiona este local se encuentra en concurso de acreedores y todo hace prever que habrá que esperar a su liquidación para poder desahuciarla. Eso, y confiar en poder recuperar lo que no se ha abonado hasta la fecha. Algo en lo que el Ayuntamiento es bastante pesimista.

En la Concejalía de Patrimonio tienen claro que quieren  liberar el local cuanto antes para poder licitarlo pero paralización de toda actividad con la crisis sanitaria del coronavirus hará que la situación se demore aún más. Hasta el punto de que ahora mismo es imprevisible saber cuándo quedará libre el local.

Respecto al resto de locales, la edil de Patrimonio afirma que podrán aspirar, al igual que otros negocios, a las ayudas al alquiler en las que trabaja el Ayuntamiento y cuya convocatoria estará lista en los próximos días o, a más tardar, en un par de semanas. Eso sí, siempre y cuando cumplan con los requisitos que marquen las bases.