scorecardresearch

"Burgos nos debería hacer ciudadanos honoríficos"

CARMELO PALACIOS
-

Stefano Sardara, presidente del Dinamo Sassari, ataca al San Pablo por querer jugar la vuelta de octavos con público y asegura que Peñarroya les debe una disculpa

El partido de vuelta de octavos de final entre el San Pablo y el Dinamo Sassari se disputó a puerta cerrada en el Coliseum hace justo un mes. - Foto: Alberto Rodrigo

Stefano Sardara no se suele morder la lengua. Tampoco lo hizo hace unos días. El presidente del Dinamo Sassari tiró de ironía en una entrevista al portal italiano Basketuniverso para lanzar un ataque directo al San Pablo por no querer jugar el partido de vuelta de los octavos de final de la Basketball Champions League a puerta cerrada. "Burgos nos debería hacer ciudadanos honoríficos. Si hubieran traído a 10.000 hinchas esa noche, sus datos de coronavirus probablemente serían mucho más altos", opinó el mandatario sardo.

La posición del San Pablo no fue otra que limitarse a acatar las normas de las autoridades sanitarias y, hasta el mismo día del partido, no dictaminaron que se debía jugar sin público. Pero eso no pareció importarle entonces a Sardara, que amenazó con irse de Burgos sin jugar, y tampoco le importa mucho ahora, ya que su crítica no se quedó en ese sarcasmo, sino que cargó con dureza contra Joan Peñarroya por sus palabras después del partido: "Es posible que los aficionados ni siquiera sepan de qué estábamos hablando, no los justifico, pero tampoco quiero condenarlos. No acepté las declaraciones de su entrenador y le exijo una disculpa oficial hacia toda Italia", sentenció.

Sardara se refería a las declaraciones del técnico azulón en las que tachaba de "vergonzoso" el papelón del Sassari con sus amenazas de marcharse. Peñarroya  señaló que "no le corresponde a los clubes decidir si se juega o no" e hizo hincapié en que eso lo debían resolver las autoridades, dejando claro que lo prioritario siempre era la salud. "Nosotros viajamos a Cerdeña, jugamos con público, nos abrazamos con la gente e Italia era el foco de la epidemia, pero nos fiamos de lo que nos dijeron los expertos", concluyó entonces el entrenador catalán.

Las explosivas palabras del presidente del Sassari llegan un mes después de aquel encuentro, que finalmente se jugó a puerta cerrada, y tras ver cómo ha evolucionado la pandemia en España. "Cuando salimos, imaginamos un viaje tranquilo, pero tan pronto como llegamos a Burgos descubrimos que era el epicentro del contagio en el país: la misma noche tuvieron una gran fiesta con cientos de personas que vendrían a vernos al día siguiente. En ese momento le dije al San Pablo y a la Champions que no quería jugar con público. Hubiera sido un suicidio", concluyó.

Sin reacción. El San Pablo, que hizo todo lo que ordenaron las autoridades y salvaguardó en todo momento la salud de todos los implicados, prefiere no entrar al trapo de la ‘bomba’ lanzada por dirigente italiano.