Hallan el cadáver de la joven desaparecida en Vinaroz

SPC
-
Hallan el cadáver de la joven desaparecida en Vinaroz

La Guardia Civil encuentra el cuerpo sin vida de la mujer enterrado y con signos de violencia en un descampado horas después de haber detenido a su pareja que confesó el lugar donde la ocultaba

La búsqueda de la joven moldava desaparecida el pasado mes de febrero en Vinaroz (Castellón) concluyó ayer de manera dramática, después de que su cadáver fuera encontrado tras las indicaciones de su novio. El chico, que había sido detenido horas antes junto a otros dos sospechosos, llevó a la Guardia Civil hasta un descampado de Ulldecona (Tarragona), donde se halló el cuerpo sin vida de la chica, de 26 años, enterrado y con signos de violencia.
Según apuntaron las autoridades se efectuaron varios registros en las dos localidades, separadas por unos 20 kilómetros. En Ulldecona viven familiares del presunto homicida, de 22 años y natural de Rumanía. 
Precisamente, fue este joven quien denunció la desaparición de la fallecida el pasado 7 de marzo en el Cuartel de la Benemérita de Vinaroz, donde residían ambos. Según apuntó, el rastro de su novia se perdió el pasado 17 de febrero, al parecer después de mantener una fuerte discusión.
Ante las «extrañas circunstancias» que rodeaban al suceso, la Guardia Civil inició distintas líneas de investigación en el entorno de la víctima, ante la sospecha de que «la desaparición no había sido voluntaria». Aunque todas hipótesis estaban entonces abiertas, la principal apuntaba a que el novio de la joven tendría «algo que ver» con lo ocurrido.
Practicadas todas las gestiones y «obtenidos datos significativos sobre su presunta implicación», en la noche del pasado viernes se detuvo al compañero sentimental de la desaparecida.
En el marco de la investigación, se practicaron inspecciones oculares en el domicilio de la pareja -en Vinaroz- y en el entorno familiar del detenido -en Ulldecona-, para lo que se desplazaron especialistas del Equipo Central de Inspecciones Oculares del Servicio de Criminalística de Madrid y efectivos del Servicio Cinológico, en apoyo a las investigaciones de la Unidad Orgánica de Policía Judicial de Castellón.
Como consecuencia de los «indicios relevantes y evidencias obtenidas», los agentes llegaron hasta un paraje de la localidad catalana, donde se encontraba «enterrado el cadáver de una mujer, que correspondería con el de la desaparecida».
Las investigaciones continúan abiertas para el total esclarecimiento del suceso, y no se descartan nuevas detenciones relacionadas con el mismo.
La Guardia Civil apuntó que no constan antecedentes policiales ni denuncias previas de la víctima en el ámbito de los malos tratos.
De confirmarse que este caso se trata de un nuevo asesinato por violencia machista, se elevaría a 16 el número de mujeres que han muerto a manos de sus parejas o exparejas en lo que va de año y serían ya 991 las víctimas mortales desde 2003, primer año del que hay estadísticas oficiales.