Triple encuentro de pasión

C.M.
-

Las cofradías de las iglesias de San Gil, San Cosme y Santa Águeda celebraron ayer su 75 aniversario con una procesión que culminó a los pies de la Catedral con una gran acogida de público

Momento del encuentro en la plaza del Rey San Fernando - Foto: Luis López Araico

Fueron las cofradías encargadas de poner en 1944 los pilares de lo que hoy es la Semana Santa burgalesa y 75 años después quisieron devolver a la sociedad el apoyo que siempre han recibido con una procesión extraordinaria fuera del programa oficial, que arrancó el sábado con el pregón a cargo del exalcalde, Juan Carlos Aparicio, y que continuará desde el 12 al 21 de abril. 
Las hermandades de Nuestra Señora de la Soledad y de Santiago (iglesia de Santa Águeda), Nuestra Señora del Cristo de Burgos y de Nuestra Señora de los Dolores (San Gil) y del Santísimo Sacramento y Jesús con la Cruz a Cuestas (San Cosme) salieron ayer a la calle desde sus respectivas parroquias para confluir en la plaza del Rey San Fernando en un encuentro similar al que dos de ellas protagonizan cada Jueves Santo, aunque en este caso triple, con el objetivo de escenificar que la Pasión de Jesucristo sigue muy viva y está profundamente arraigada entre los burgaleses. 
Desde San Cosme más de 60 costaleros de la Cofradía del Santísimo Sacramento y de Jesús con la Cruz a Cuestas sacaron sobre las 18 horas la pesada talla de Jesús, mientras sonaban los acordes del Himno Nacional para procesionarla por la calle San Cosme custodiada por los cofrades vestidos de blanco. Turistas y paseantes no paraban de sacar fotografía a la estampa que se dibujaba ante sus ojos. 
Un cuarto de hora después salía de la iglesia de Santa Águeda restaurada talla de la Soledad luciendo bellísima con su manto negro y dorado a hombros de cuarenta costaleros para recorrer la calle Santa Águeda y a es misma hora también lo hacía la Virgen de los Dolores desde la iglesia se San Gil para enfilar la calle de la Paloma. 
A las 19 horas las tres imágenes se reunieron a los pies de la Catedral mientras sonaba a cargo de las tres bandas de cornetas la pieza Soledad, Camino y Dolor compuesta por el músico burgalés Javier Centeno. A pesar de la dificultad que entrañaba al ser bandas con distintos tonos sonó magníficamente. Fueron cuatro minutos de absoluto silencio en la plaza del Rey San Fernando que culminaron con una gran ovación. 
Lucinio Ramos, delegado de Religiosidad Popular, mostró su deseo de que las tres cofradías se vuelvan a reunir dentro de 25 años en un acto similar, al tiempo que instó a los asistentes a «ser discípulos de Cristo». «Debemos hacer que los días de la Semana Santa sean santos», indicó. 
El Coro de la UBU interpretarán la obra Las 7 Palabras mientras se produjo un intercambio floral entre las tres hermandades. Al finalizar, las cofradías con sus comitivas salieron de la plaza del Rey San Fernando por el Arco de Santa María, donde se produjo una venia y regresaron a sus respectivas iglesias. 
Sin duda, un magnífico prólogo a la Semana Santa en el que destacó la buena organización.