Montefibre despide a 179 empleados aunque no descarta la reapertura

R.L. / Miranda
-

Endesa ha comunicado que no acepta una quita en su deuda, por lo que dirección, al no ver ninguna otra salida, decide extinguir los contratos del 77% de la plantilla

Los trabajadores conocieron ayer, a las puertas de la fábrica, la noticia acerca de la extinción de los contratos. - Foto: R.L.

Ni 42 despidos ni 190, como días antes les comunicaron. Finalmente son 179 los trabajadores de Montefibre que en los próximos días extinguirán su contrato con la empresa, poniendo punto y final a una suspensión que se ha prolongando un año y medio, y durante la cual -aunque con altibajos- siempre han tenido la esperanza de conservar su puesto de trabajo. La peor noticia, la que llevaban temiéndose varias semanas, se la confirmó ayer el comité de empresa a la plantilla después de una reunión con la dirección y el administrador concursal que se prolongó durante siete horas. A las 5 de la tarde, el comité salió a la puerta de la fábrica para informar sobre lo sucedido. Sus rostros lo decían todo. La decisión de Montefibre de extinguir el 77% de los contratos viene motivada, según se explicó, por la negativa de Endesa a aceptar una quita en su deuda, tal y como se les solicitaron. «Endesa lo ha comunicado formalmente, quiere cobrar sus siete millones de euros, así que, ante esto, la viabilidad de la compañía es cero, y no se pueden mantener a medio plazo los contratos de trabajo suspendidos sin ninguna expectativa» , explicó Blanca Suárez, abogada de Comisiones Obreras.
Ante esta situación, Montefibre y el comité, «de común acuerdo», entendieron que había que extinguir la relación laboral de los trabajadores, aunque no se irán todos. Se ha decidido que tanto los  relevistas como los relevados -en total 30 personas- permanezcan en suspensión hasta que finalice el actual ERE el 30 de abril. Extinguir sus contratos si no hay un cierre definitivo de la empresa «puede ocasionar inconvenientes tanto al mantenimiento de las pensiones de los relevados como al propio contrato del relevista», detalló la abogada, por lo que seguirán en ERE y puntualmente, como se ha hecho hasta ahora, serán llamados a trabajar para realizar labores de mantenimiento de la planta.

Indemnizaciones

Pero el resto, salvo algunas excepciones, se irá a la calle, siempre y cuando la mayoría de los trabajadores ratifique ese acuerdo en una votación. Los que se marchen recibirán una indemnización de 20 días por año trabajado a lo que se sumará, tal y como se acordó ayer, una mejora para cada trabajador «que varía según la antigüedad». Se trata de la cantidad equivalente al coste de la Seguridad Social que tenía que pagar la empresa por cada uno de ellos hasta abril, «y como nos adelantamos a las extinciones, ese coste se destina a mejorar las indemnizaciones». Además, en el acta de preacuerdo, la empresa se compromete a que si se reanuda en un futuro la actividad productiva, los trabajadores ahora despedidos tendrían prioridad de contratación con las condiciones laborales que se acordaron hace escasos meses.
Y es que Montefibre no cierra la puerta a la reapertura. «Todo está en manos de Endesa», por lo que si se llega a acuerdo con la eléctrica, la actividad regresaría. «Endesa tiene que ser consciente de que ha despedido a 230 trabajadores. Ella, nadie más. Sí es cierto que se le debe dinero, pero al resto de acreedores también, y los demás han hecho un esfuerzo, con una quita y un tiempo de espera», censuró la abogada, asegurando que la eléctrica «no es consciente del daño que ha hecho a Miranda de Ebro». Pero por el momento la fábrica no abre y Endesa no cobrará ni un euro de los 7 millones que se le deben. «Su actitud es incomprensible, porque ahora pierden  el privilegio que podrían tener».
Mientras tanto, Praedium, el grupo inversor que «sigue queriendo abrir la empresa», deberá cumplir su acuerdo y entrar en el accionariado de Montefibre, aportando un capital de 2 millones de euros. Un dinero, que como resume la abogada, «no va a ninguna parte porque no sirve para mantener la actividad».