El PP pierde la mayoría absoluta en la Diputación

F. Trespaderne
-
El PP pierde la mayoría absoluta en la Diputación - Foto: Miguel Á?ngel Valdivielso

A la espera del reparto definitivo, los populares obtendrían 10-11 diputados, el PSOE 9-10; Cs 3, Podemos 1 y Vox 1

El PP pierde la mayoría absoluta en la Diputación provincial y se verá obligado a pactar para gobernar de forma cómoda o hacerlo en minoría. Una situación desconocida para los populares, que, a la espera de la confirmación oficial de los resultados y del recuento de votos por juntas electorales, no quisieron hacer ninguna valoración sobre un hipotético reparto de disputados provinciales, ya que al cierre de esta edición todavía no estaba claro quién se llevaba el que corresponde a la junta electoral de Villarcayo -Merindades y uno de los tres de Aranda de Duero.

Por lo que respecta al reparto de los 25 diputados provinciales, en principio, y a la espera de confirmación oficial, el PP obtendría 10-11, el PSOE 9-10, Ciudadanos 3, Podemos 1 y Vox 1. Una corporación provincial muy fragmentada, aunque el denominado ‘bloque de derechas’ podría llegar a un acuerdo de gobierno, ya que el PSOE con Podemos no alcanzarían los 13 diputados para la mayoría absoluta.

PP y PSOE se mostraron cautos a la hora de valorar la situación de la próxima Corporación provincial hasta que las junta electorales de zona, en función de los votos obtenidos por cada partido donde ha obtenido representación, haga el reparto definitivo, a partir de ese momento comenzará las negociaciones, ‘sin prisas’ porque la Diputación se constituirá cuando todos los ayuntamientos hayan tomado posesión.
nuevos. La configuración de la Corporación provincial viene marcada por los resultados que obtienen las distintas formaciones en los grandes ayuntamientos, en especial en el de Burgos y en esta junta electoral, que es de donde salen el mayor número de diputados, en total 15. Otros tres corresponden a Miranda de Ebro y el mismo número a Aranda de Duero, mientras que en los partidos judiciales de Briviesca, Salas de los Infantes, Lerma y Villarcayo-Merindades solo se designa, en función de la población, un diputado provincial.

La representación obtenida en el Ayuntamiento de Burgos capital va a permitir a Vox entrar con un diputado por primera vez en la Corporación provincial y también a Podemos, que en la legislatura que ahora termina estuvo representado por Imagina con tres diputados.

 

SIGUE EN CAÍDA LIBRE

La pérdida de la mayoría absoluta en la Diputación es el reflejo de la tendencia que sigue el PP desde los comicios de 2015, cuando perdió en la provincia más de 28.000 votos e importantes ayuntamientos, que no ha sido capaz de recuperar cuatro años después como tampoco los votos, es más, ha vuelto a perder otros 9.000 votos, un centenar de concejales y diez mayorías absolutas en otros tantos ayuntamientos. En votos el PSOE supera al PP, gracias a la capital de provincia, pero lo populares siguen gobernando en gran parte de los municipios burgaleses y ya antes de la jornada electoral tenía 131 alcaldes por ser la única candidatura. En 204 gobernará el PP con mayoría absoluta, el PSOE  en 81 y Ciudadanos en 30. Esta última formación es la que más crece, ya que duplica los resultados obtenidos en 2015, cuando alcanzó la mayoría absoluta en 16 municipios y 113 concejales  (ahora 204).
Los populares han perdido en los comicios de ayer un centenar de concejales (de 1.015 han  pasado a 911), que son los que gana Cs, mientras que los socialista mantienen  prácticamente los mismos, hace cuatro años 492 y ayer 502.

Los comicios de ayer vienen a confirma la progresión de Cs en el conjunto de la provincia, con mayor presencia en algunas comarcas que en otras, y la consolidación de algunas agrupaciones independientes de electores, como la que gobierna en el Alfoz de Quintanadueñas o la Agrupación Cívica Salense (ACS), que gana en Salas de los Infantes, aunque otras muchas agrupaciones de han desinflado lo mismo que han desparecido candidaturas que ciudadanas, como la que ha gobernado durante los últimos cuatro año en Lerma. Apesar de ello el PP sigue perdiendo votos, concejales y ayuntamientos.

 

SEIS BASTIONES

El batacazo del PP en las elecciones municipales de 2015, en las que perdió algunos ayuntamientos importantes de la provincia, como Briviesca, Lerma, Medina de Pomar o Pradoluengo, tuvo su continuidad ayer al perder Belorado, Arcos de la Llana y Salas, y no recuperar los municipios que perdió hace cuatro años, excepto Roa, salvo que lleguen a acuerdos con extraños compañeros de viaje. Llama la atención el caso de Lerma, un feudo del PP hasta que hace cuatros años llegó la agrupación IPL y los despojó de la Alcaldía; a pesar de que esa agrupación no se presentaba el PP no ha sido capaz (con dos ex alcaldes en la candidatura) de recuperar ese municipio y lo mismo ha ocurrido en Briviesca, donde la izquierda suma más que la derecha y el ex senador Arturo Pascual no ha sido capaz de recuperar la Alcaldía que perdieron hace cuatro años.

Si hace cuatro años desde el PP manifestaban que habían tocado fondo, a la vista de los resultado de ayer parece que no era así y que todavía podían perder más, nada más y nada menos que 25 municipios en los que gobernaban con mayoría absoluta. Ahora, desde una difícil posición, a los populares solo les queda pactar para no perder más poder.