scorecardresearch

Juguetes con retraso y más caros, pero llegarán a Reyes

G. ARCE
-

Los comerciantes locales restan importancia a los problemas logísticos con China y auguran una buena campaña navideña, aunque prevén que los regalos más preciados se agoten pronto

Vista de los almacenes logísticos de Juguettos, una de las mayores jugueterías de España. - Foto: Miguel Ángel Valdivielso

Los renos de Papa Noel o los camellos de los Reyes Magos no existen, son containers, y el coste de su flete marítimo desde China -el fabricante de referencia- no ha parado de subir desde mediados de este año. En los próximos días, los principales comercios jugueteros de Burgos lanzarán sus voluminosos catálogos de cara a la Navidad para abrir el apetito de los más pequeños, aunque una parte significativa de los juguetes reflejados en sus páginas no ha llegado aún a almacén o lo hará en las próximas semanas. Hay retrasos en las entregas y también alza de precios, pero se espera una campaña navideña mejor que la del pasado año y sin las restricciones horarias y cierres de negocios en galerías comerciales de 2020.

Los comerciantes burgaleses confirman que vienen unos meses "complicados" para su negocio, pero huyen del alarmismo que se ha creado en las últimas semanas en torno a este sector. Los principales referentes a pie de calle, Chapero y Juguettos, aseguran que tienen las tiendas llenas de mercancía, pero también sufren la falta de algunas referencias. "Nos tememos que muchos juguetes lleguen a última hora, pero no faltarán", insisten.

Carlos Villanueva, gerente de Juguettos, empresa burgalesa con 282 tiendas abiertas por toda España (6 de ellas en Burgos), asegura que Asia (mayormente China) representa solo un tercio de las más de 7.000 referencias con las que trabajan. Otro tercio procede de fabricantes españoles y el restante de europeos como Alemania, Chequia, Italia, entre otros, y con marcas emblemáticas y muy populares como Playmobil, Lego o Chicco.

En todos estos frentes -reconoce- hay, en mayor o menor medida, problemas con el suministro de materias primas, sobre todo de componentes electrónicos, un mal que afecta a toda la industria y el comercio en general. Esto ha obligado a descartar en torno a un 4% de las 7.000 referencias con las que operan, pues parece imposible que se normalice su fabricación a lo largo de los próximos meses.

Juguettos cuenta con una oficina en Hong Kong dedicada a las compras y controles de calidad previos a la importación a España. "Nosotros hacemos los pedidos todos los años antes del 15 de marzo y a día 30 del mismo mes el 95% están cerrados para iniciar su fabricación y su envío. Entre el 15 de julio y el 15 de octubre, todos deben estar en almacén... Este año los camiones están empezando a llegar ahora...", explica Villanueva.

Su fabricante de referencia, China, ha cambiado mucho en los últimos años, reconoce el dueño de Juguettos. Los salarios en la industria manufacturera han subido entre un 15% y un 20%, los horarios laborales se han ido reduciendo y, para colmo, cada vez falta más mano de obra, lo que ha elevado los costes de producción y de fabricación en el gigante asiático.

"La pandemia ha cortado también los ciclos comerciales a nivel mundial y los parones han provocado la escasez de las materias primas, lo que ha impulsado el alza de los precios".

Por si fuera poco, explica Villanueva, el transporte en navieras se ha disparado: el flete del contenedor de 20 pies ha pasado a pagarse de 2.000 dólares a los 15.000 máximos actuales. "Es una carrera de locos, incluso con el contenedor en el barco se entra en una subasta para ver cuál sale primero, lo que implica que si no pagas el extra acumulas más semanas de retraso".

Precios

Estas presiones y especulaciones, que afectan a toda la industria, provocará que los almacenes jugueteros no estén completos con los pedidos realizados hasta finales de noviembre, según sus previsiones. Asimismo, los costes añadidos en toda la cadena de fabricación y transporte supondrán un incremento medio del precio de entre un 5% y un 15% dependiendo unidades ("nada del 40% que se está hablando...", subrayan).

"Mercancía va a haber y es obligado lanzar un mensaje de tranquilidad. Juguettos espera una campaña navideña bastante mejor que la del pasado año, que estuvo sometida a muchas restricciones por la pandemia. Creemos que será similar a la de 2019".

En el mensaje coincide Carlos Ruiz, gerente de Chapero e integrante de la cadena Toy Planet, quien alerta sobre la "intoxicación" interesada que se ha querido extender sobre el negocio del juguete. "Va a ocurrir como todos los años, los regalos estrella de la campaña se agotarán pronto porque no hay posibilidad de reposición, sobre todo si vienen de China".

"El pasado viernes sacamos nuestro catálogo de Navidad y reconozco que hay muchas cosas que no tenemos en tienda todavía. Otros años, las novedades nos llegaban en agosto y septiembre, pero aún no han llegado... Los fabricantes nos han insistido en que todos los pedidos se van a respetar", subraya Carlos Ruiz, quien insiste en trasladar un mensaje de tranquilidad. Papá Noel y los Reyes cumplirán.

 

Halloween en positivo 

Un comercio paralelo al del juguete, el enfocado a los artículos de fiesta y los disfraces, también vive entre la esperanza por el fin de los confinamientos y las preocupaciones por las dificultades con los suministros y las materias primas.

Lorenzo Moreno, responsable de Disfraces Merlín, adelanta las buenas expectativas que tienen puestas de cara a la fiesta del último fin de semana de octubre, Halloween, y para el resto de las grandes citas de las Navidades. Todo lo contrario a los meses de confinamiento en lo que todo lo relacionado con la fiesta y la reunión de personas estaba restringido. "Ya estamos sintiendo una apertura con la celebración de las despedidas de solteros y con las fiestas de algunos pueblos que, al situarse al final del calendario veraniego y con el fin de muchas restricciones, se han podido celebrar en alguna medida", explica Moreno.

El sector de la fiesta despierta, confirma el responsable de Disfraces Merlín, pero no escapa tampoco de los problemas de suministro con China. "El 90% de los productos que comercializamos se fabrican allí y hemos sufrido una subida importante de los precios de fabricación y porte marítimo, que estimamos en torno al 15% y 20% dependiendo las referencias".

"Es la primera vez que observamos este fenómeno global, aunque nuestra expectativas de aquí a final de año son buenas. Por lo que vemos entre nuestros clientes, la gente quiere regresar a la normalidad, celebrar con la familia y los amigos después de meses de prevención sanitaria y eso es muy importante para nuestra recuperación".