La tormenta anega un bloque quirúrgico y obliga a suspender 3 operaciones y a trasladar once

Angélica González / Burgos
-

El servicio de Medicina Preventiva del HUBU ha realizado un análisis del aire para buscar bacterias y hongos y comprobar si es necesario limpiar más la zona. La dirección del centro prevé que mañana se recupere la normalidad

Este aspecto presentaba el acceso a las áreas de Radioterapia y Diálisis.

La tromba de agua caída en la tarde-noche del domingo ha tenido nefastas consecuencias para el Hospital Universitario de Burgos (HUBU). La zona de acceso al quirófano del bloque F, donde se realizan intervenciones de  las especialidades de Traumatología y de Neurocirugía se inundó hacia las ocho y media de la tarde debido a que la tubería se rebosó al llegar al límite de su capacidad, según explicaron fuentes de la empresa concesionaria, Eficanza. Los trabajadores intentaron poner a salvo todo el espacio afectado con toallas y sábanas y colocando contenedores que fueran recogiendo el agua que caía, como puede verse en las imágenes que acompañan este texto y en un vídeo que ha corrido de teléfono en teléfono por toda la ciudad y que ayer el colectivo Sanidad Pública Sí colgaba en su muro de Facebook.
Otras imágenes de espacios del hospital con cubos de agua y charcos también se han hecho virales.  Entre otras, las de la zona de acceso y de espera de Radioterapia y Diálisis y el espacio comercial, una de cuyas tiendas también se inundó por no poder contener el agua que cayó debido a problemas de sellado de su baño. Hasta «ocho o nueve» zonas -Eficanza no quiso precisar cuáles- estuvieron afectadas aunque no en tanta medida como éstas.

REFUERZO

La empresa explicó que el próximo viernes por la tarde se procederá a reforzar la tubería que ha causado el problema en el área quirúrgica. Habrá quién se pregunte por qué esto no se ha hecho antes. De nuevo desde Eficanza explican que tiene que ver con las previsiones con las que se construye, en este caso la tubería. Esta zona se colapsó por un exceso de caudal que tiene que ver con el volumen de agua que entró en muy poco tiempo y para el que no estaba preparada. «Es como cuando se produce una caravana de coches en una autopista y es porque la demanda de vehículos es superior a la prevista», señalaron.
El resultado de la inundación fue que el bloque F anuló su programación quirúrgica ayer. Según indicó la directora médica del HUBU, Carmen Rodríguez Pajares, se decidió suspender las intervenciones y trasladarlas a otro quirófano. En total, de las 14 operaciones previstas se reubicaron 11 en un quirófano para urgencias, según ha podido saber DB y se dejaron de hacer 3. La responsable añadió que se espera que el miércoles se vuelva a la normalidad en la actividad asistencial.
En este ínterin el servicio de Medicina Preventiva ha procedido a realizar controles de bioseguridad que, en palabras de Rodríguez Pajares, «permitan garantizar la actividad quirúrgica con la máxima seguridad y evitar efectos adversos posteriores». En cualquier caso, precisó que la zona afectada es la de preanestesia, no propiamente el quirófano «aunque las condiciones de asepsia son las mismas».
La espera antes de volver a utilizar los quirófanos es de, al menos, 48 horas «para que crezcan los hongos y las bacterias». En este sentido, el jefe del servicio de Medicina Preventiva, Javier Lozano, añadió que se trata de hacer un análisis del aire para buscar  posibles hongos y bacterias y en el caso de que se encuentren volver a limpiar de forma adecuada toda la zona. Lozano -que ayer por la mañana participó en la reunión de la dirección y Eficanza- añadió que esta práctica, que ahora se ha realizado de forma extraordinaria por la inundación, se lleva a cabo de una manera periódica para asegurar una completa limpieza en estas áreas del hospital de tanta sensibilidad.
El colectivo Sanidad Pública Sí  aseguró ayer en su página de Facebook que situaciones semejantes se producen «cada vez que llueve»: «Esta es una mas de las múltiples deficiencias que la Junta de Castilla y León debería estar recogiendo para plantear a la empresa su responsabilidad e incumplimientos e iniciar ya las negociaciones para la recuperación del hospital».