A semifinales por la puerta grande

CARMELO PALACIOS / Atenas
-

El Hereda San Pablo arrolla (65-92) al Hapoel de Jerusalén en un duelo que dominó de principio a fin

McFadden ha sido uno de los más destacados del San Pablo esta tarde, con un gran acierto desde la línea de tres puntos. - Foto: Alberto Rodrigo

GALERÍA

Exhibición coral del Hereda San Pablo

El Hereda San Pablo está más vivo que nunca en la Final Eight de la Basketball Champions League. Los burgaleses aplastaron (65-92) al Hapoel de Jerusalén, uno de los grandes favoritos, y se presentan como uno de los serios candidatos al título después de sellar el billete a semifinales con tanta autoridad. Su siguiente rival será el JDA Dijon francés, que esta noche ha superado al Türk Telekon de Ankara (82-83).

La puesta en escena local fue arrolladora tanto en ataque como en defensa. Fue superior a su rival en ritmo, físico y acierto, lo que le llevó a tener una renta de 17 puntos antes del descanso (32-49). Su juego coral, la enorme actuación de Kravic (18 puntos, 10 rebotes y 28 de valoración) y la puntería de McFadden fueron demasiado para un rival muy individualista.

Tras el paso por los vestuarios, no cambió demasiado la historia. El San Pablo siguió enchufado y cada jugador que Peñarroya puso en la pista se sumó a la causa. Sakho, Barrera, Horton… todos aportaron su granito de arena para tumbar a uno de los grandes favoritos (55-86). El último cuarto fue un mero trámite porque los burgaleses ya habían hecho su trabajo de antemano. Hubo tiempo incluso para que el joven Queeley, de 19 años, se estrenara en la Final Eight.