Más detenidos por incumplir el confinamiento que por robar

SPC
-

Los casos están provocados por la reiteración de infracciones y la resistencia a los agentes

Más detenidos por incumplir el confinamiento que por robar

Incumplir las restricciones que marca el estado de alarma está provocando más detenidos que los que generaban antes de la crisis delitos tan comunes como los robos con fuerza o los de seguridad vial. Desde la declaración del estado de alarma, el 14 de marzo, hasta el pasado 1 de mayo, un total de 224 personas han sido detenidas en Castilla y León por saltarse el confinamiento y los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado han levantado más de 35.000 sanciones, según los datos aportados por la Delegación del Gobierno, informa Ical.

Entre 2018 y 2016, la Comunidad venía registrando una media mensual de 90 detenciones por robos con fuerza, de 130 por lesiones o 150 por delitos contra la seguridad vial, mientras que extrapolando los datos de este mes y medio de cofinamiento, la media de detenidos por incumplir el estado de alarma se sitúa en 166.

La totalidad de las detenciones, según confirmaron fuentes policiales a Ical, se practican cuando el infractor quiebra las restricciones del estado de alarma en repetidas ocasiones, o bien por un delito de desobediencia o atentado contra la autoridad, o en situaciones en las que se concentran las dos infracciones, como ha ocurrido en varios casos en los que agentes fueron escupidos por personas que decían esta contagiadas por coronavirus mientras se procedía a su identificación por no cumplir el confinamiento.

Además, las mismas fuentes confirmaron que en muchos casos han sido responsables de supermercados los que han alertado de la presencia de personas que de forma diaria y repetida acudían a los establecimientos y no realizaban ninguna compra.

Del total de sanciones, casi un tercio (10.910) corresponden a a policías municipales, mientras que el resto (24.239) corresponden a Guardia Civil y Policía Nacional. Por provincias, la que más detenidos presenta es Burgos, con 43, por delante de Valladolid (39), Salamanca (35) y Zamora (34). En el lado opuesto se sitúa Palencia, con 6, seguida de Soria (14), Segovia (17), Ávila (27) y León (29).

En cuanto a propuestas de sanción, Valladolid figura en cabeza con 8.556, por delante de Burgos (6.002), León (4.770), Salamanca (4.190) y Zamora (3.564). Soria es la provincia con menos multas, con 1.223, seguida de Segovia (2.214), Palencia (2.368) y Ávila (2.393).

Las propuestas de sanción son tramitadas en las subdelegaciones de Gobierno y después comunicadas a los infractores. La multas van desde los 601 euros por un desplazamiento no autorizado, a los 1.200 en los casos de repetirse la infracción.

En el caso de desplazarse a una segunda residencia, la multa es de 1.500 euros, y la misma cuantía si se viaje con menores, personas con discapacidad o en situación de vulnerabilidad sin causa justificada. Por actividades no permitidas en establecimientos comerciales o industriales las sanciones llegan a los 2.000 euros.

Por organizar o participar en actividades en común como festejos o celebraciones la multa puede llegar hasta 10.400 euros, y la misma cantidad en el caso de tener una actitud violenta o amenazante hacía el agente policial. Este es el caso de los ocho participantes de la parodia de los 'sanfermines' en la localidad soriana de Covaleda, que se enfrentan a una multa de 3.001 euros para cada uno. La Subdelegación del Gobierno en Soria ha iniciado un expediente sancionador por los hechos ocurridos el pasado 11 de abril cuando simularon un encierro de la popular fiesta navarra.

En el caso de que el reconocimiento de la responsabilidad se produzca quince días desde la notificación y antes de la finalización del procedimiento, el importe de la multa se reducirá en un 50 por ciento.

Sentencias

Pero además de las sanciones administrativas, el quebrantar el estado de alarma también tiene sus consecuencias penales. El pasado 14 de abril el Juzgado de Instrucción número 2 de Salamanca condenó a un joven de 30 años a cuatro meses de prisión por un delito de desobediencia grave a la autoridad, tras ser sorprendido, entre el 18 de marzo y el 13 de abril, hasta en cuatro ocasiones en localidades de las provincias de Cáceres y Salamanca, saltándose el confinamiento.

No obstante, la declaración del estado de alarma ha provocado un cambio en la evolución de los índices de criminalidad, que a partir del pasado 14 de marzo, y hasta el 31 de ese mes experimentaron un descenso en Castilla y León del 74,2 por ciento, cinco décimas más que en el conjunto de España, donde la caída fue del 73,8 por ciento.

Según el informe elaborado por la secretaría de Estado de Seguridad del Ministerio del Interior, durante ese periodo se registraron en la Comunidad 897 infracciones penales, frente a las 3.474 contabilizadas en el mismo periodo del pasado año. En España se pasó de las 75.059 a 19.656.

Por comunidades, la mayor caída se registró en Madrid, con un 84,1 por ciento, por delante de Aragón (78,2 por ciento), Asturias (75,9 por ciento), Valencia (75,6 por ciento), Castilla y León (-74,2 por ciento), Castilla-La Mancha (72,9 por ciento) y La Rioja (70,1 por ciento). Por el contrario, el menor descenso se registró en Navarra (64,3 por ciento), Cantabria (65,8 por ciento), Andalucía (66) y Murcia (69 por ciento). En el informe no aparecen datos de País Vasco y Cataluña.

El descenso de la criminalidad es mayor en los núcleos urbanos más poblados y en los que la presencia policial ha sido más evidente. En aquellas poblaciones de más de 100.000 habitantes, la reducción del índice de actividad delictiva ha sido de un 79,7 por ciento.

Los delitos contra la seguridad vial (-57,1 por ciento), los delitos de odio (-73,1 por ciento) y los relacionados con el tráfico de drogas (-49,8 por ciento) también presentan una caída durante la vigencia del estado de alarma el pasado mes de marzo, en proporción similar y equiparable a la mayoría de las infracciones penales conocidas.