Un socavón en el Castillo descubre una posible sala oculta

Ó.C.
-

Lo que parece una habitación se ubicaría junto a la cárcel cerrada en 1902. Patrimonio visita hoy el lugar

El socavón se encuentra señalizado con dos conos para evitar posibles caidas de los visitantes. - Foto: Ó.C.

El Castillo se ha convertido en los últimos años en el mayor atractivo turístico de Miranda. Aún así, se trata de un lugar con todavía muchas incógnitas por resolver y, de una manera casual, una de ellas puede desvelarse. Lo que se oculta bajo la explanada de su parte más alta puede salir a la luz por un hecho fortuito, un socavón que se abrió la semana pasada y por el que apenas se ve, pero en el que se intuye un sala de ciertas dimensiones, que se intuye como una habitación que permanecía oculta.
Esto es lo que explica uno de los miembros de la asociación Amigos del Castillo, José Luis Grijalba, que se ha significado como una de las voces más escuchadas en los últimos meses en defensa de la necesidad de que la ciudad vuelva a mirar a su cerro tras años de olvido, una vez finalizó la primera fase de recuperación en 2012. Ahora ve en este hecho casual la oportunidad para avanzar en los descubrimientos, pues resalta «el desconocimiento»  existente en muchas cuestiones relacionadas con el Castillo.
 La asociación ya ha tratado de atisbar qué hay en el interior del agujero que se ha abierto y lo han hecho con la ayuda de un móvil enganchado en un soporte de unos dos metros. En cualquier caso, es la Junta de Castilla y León la que tiene que comprobar qué es lo que se ha encontrado a través del servicio de Patrimonio y hoy «viene la arqueóloga de la Junta para comprobar qué es lo que tenemos ahí», aclara el concejal de Turismo, Miguel Ángel Adrián.
Por parte del responsable municipal se apunta, como lo hace también Grijalba, que la sala que se vislumbra con el socavón no es parte de la cárcel que quedó enterrada en 1902 y de la que ya se tiene constancia, sino que sería una sala que pegaría con este espacio aunque se deja claro que todavía se desconoce de qué se trata con certeza. Para resolver las dudas, el concejal de Turismo afirma que los pasos que dé el Ayuntamiento se tienen que iniciar después del análisis que se haga por parte de Patrimonio para «saber qué actuación tenemos que hacer», reconoce Adrián.
Esta es la duda que por el momento queda, porque además hay que tener en cuenta que las actuaciones pueden ser costosas y habría que esperar para saber lo que se puede asumir y ejecutar. A este respecto, Grijalba informa de que la asociación antes de que se produjera este hecho ya se había puesto en contacto con una empresa para utilizar un georradar para conocer más sobre los restos del Castillo que permanecen ocultos.
El coste de esta herramienta supondría unos 3.000 euros», detalla Grijalba, cantidad que ya se ha comunicado al Ayuntamiento para que estudie esta propuesta y decida si puede acometerla.

seguridad. Otra de las cosas que preocupa es la seguridad de este espacio, que cedió la semana pasada ya que las lluvias pudieron provocar el socavón. En la asociación tienen claro que esto es una señal que no se puede pasar por alto, puesto que hay que tener en cuenta que en esa explanada es donde se celebran en verano conciertos al aire libre, algunos de ellos con presencia de una importante cantidad de público.
La base de esta zona según explica Grijalba es de grava y se echó en torno a 1900 cuando se decidió tapar lo que hoy se oculta para que no entraran personas, al ser una zona de difícil control en la época. Por este motivo la asociación defiende que «será indispensable realizar la investigación arqueológica», que llevaría a conocer qué potencial permanece oculto en un lugar «largamente olvidado. Siempre desconocido», sentencia la asociación.