Movilidad baraja tres espacios como aparcamientos para motos

J.M.
-

Su implantación en San Pastor, calle Toledo o Condestable eliminaría plazas de zona azul. El área de Tráfico ve factible la propuesta realizada por el Motoclub

En Sanz Pastor, el planteamiento es crear aparcamiento de motos junto a la gasolinera. - Foto: Alberto Rodrigo

La aplicación de la nueva Ordenanza de Movilidad va más allá de la polémica suscitada con la limitación de la velocidad en algunas calles, sobre por dónde deben circular las bicicletas o por el empeño del Ayuntamiento por evitar el durante años incorregible caos que ha generado la carga y descarga de los vehículos de reparto en el centro histórico. Los usuarios de motocicletas y ciclomotores también se encontraron con que la entrada en vigor de la nueva normativa les prohibía expresamente estacionar sus vehículos en zonas peatonales. Incluyendo como tales las aceras, andenes y paseos.
Esta situación provocó que la Policía Local colocara carteles en aquellos lugares donde los moteros estacionaban sus vehículos habitualmente, como en la plaza Santo Domingo (en las traseras de la sede de la Diputación) o en la acera de la calle General Santocildes. Quien así lo haga ya sabe, desde ese momento, que se expone a que se le imponga una multa de 60 euros.
Lo cierto es que la prohibición de estacionar en las aceras llegó sin ninguna alternativa más allá de permitir a las motos aparcar como cualquier turismo. Eso sí, siempre en batería.
Debido a la necesidad de proporcionar otras opciones, la Concejalía de Tráfico ha mantenido una reunión con el presidente del Real Club Motoclub para escuchar sus preferencias. Y aquí, la propuesta ha sido la de habilitar zonas de aparcamiento para motos tanto en la calle Sanz Pastor (en la zona más próxima a la gasolinera de la avenida del Cid) como en una de estas dos opciones: la calle Toledo o Condestable.
El concejal de Vías Públicas y Tráfico, Adolfo Díez, afirma que en las áreas que dirige se ven con buenos ojos las alternativas planteadas, aunque supedita la decisión final a una reunión que se tenía que haber celebrado esta semana con responsables técnicos de diferentes departamentos y que se ha visto aplazada por la crisis sanitaria del coronavirus.
Con quien ya ha habido conversaciones es con la empresa que gestiona la ORA (la zona azul), que no habría puesto mayores impedimentos. Una opinión que se ha querido tener en cuenta ya que la creación de estos espacios específicos para el estacionamiento de motos conllevará la supresión de varias plazas de aparcamiento en el centro.
La Ordenanza de Movilidad establece que las motos pueden aparcar en la zona azul (sin pagar) pero recuerda que son plazas en rotación y que no pueden estar más tiempo que el que se permite al resto de vehículos. E impide el estacionamiento en el caso de que exista un espacio habilitado específicamente para las motocicletas o ciclomotores (como los que ahora se estudian crear) a menos de 100 metros.
El presidente del Real Motoclub Burgalés, Eugenio Navarro, comparte la filosofía de que las motos no puedan aparcar en las aceras, si bien ha echado de menos que las alternativas no estuvieran ya en marcha en el momento en que entró en vigor la nueva normativa.
Navarro defiende que las opciones de Sanz Pastor y las calles Toledo o Condestable son las más óptimas ya que se encuentran próximas a lugares donde tradicionalmente aparcan los moteros. Se eliminarían unas 10 plazas de estacionamiento para coches (unas 5 en cada zona), lo que permitía aparcar entre 40 y 60 motos en total.
Dicho esto, el presidente del Motoclub añade que también han trasladado al área de Tráfico la necesidad de que se creen aparcamientos para motos (de menores dimensiones) por toda la ciudad. Y propone hacerlas justo antes de pasos para peatones ya que eso daría mayor visibilidad al viandante a la hora de cruzar. Eso sí, para esto habrá que esperar.