Las expropiaciones en Villalonquéjar IV se encarecerán en unos 4,4 millones

I. E. / Burgos
-

Solo el 20% de los dueños de suelo litigó por el precio, según Martín Saiz Abogados

Los propietarios que recurrieron recibirán, según la sentencia, más de 23 euros por metro cuadrado. - Foto: Alberto Rodrigo

El incremento en el precio del suelo de Villalonquéjar IV en más de 11 euros por metro cuadrado, que se deriva de la sentencia del TSJ conocida la semana pasada, no elevará ‘en exceso’ la factura que deberá pagar el Consorcio del polígono industrial a los propietarios de los terrenos. La razón es sencilla. No todos los dueños de parcelas recurrieron el justiprecio que estableció la Administración en su día -en 12,166 euros-. De hecho, según los cálculos que lleva a cabo el despacho Martín Saiz Abogados, que ha llevado la mayoría de los recursos judiciales, solo los propietarios de en torno a un 20% del suelo habrían acudido a los tribunales. El resto se conformó con el valor que determinó la Comisión Territorial de Valoración de Burgos (equivalente al Jurado Provincial de Expropiaciones).
De haber optado todos los afectados por la vía judicial, el coste para el Consorcio de Villalonquéjar pasaría de los 23 millones de euros que pagó en su día a 43,5 millones, 20,5 millones más. Sin embargo, con la estimación de este bufete, las cuentas serían otras. Los dueños de unos 400.000 metros cuadrados -un 20% de las 200 hectáreas que conforman esa cuarta fase del polígono- sí tendrían derecho a cobrar los 23,025 euros (más el 5% como premio de afección) en los que el TSJ ha fijado el justiprecio de los terrenos, o sea, 11 euros más que el valor inicial. Por tanto, el desfase que tendría que cubrir Consorcio saldría de multiplicar esos 11 euros por 400.000 metros cuadrados, es decir, 4,4 millones de euros.
El pasado sábado este periódico publicaba la primera resolución sobre el valor del suelo en Villalonquéjar IV. La magistrada Begoña González García desestimaba multiplicar por 10 el justiprecio, tal como exigía el demandante, pero estimó que sí debería duplicarse aproximadamente el valor inicial. Independientemente de que el Consorcio llegue hasta el Supremo -aún no se ha pronunciado sobre si recurrirá la sentencia- se producirá ahora una emisión de sentencias en cascada de todos aquellos que en su día rehusaron a aceptar el justiprecio. De hecho, Martín Saiz Abogados ya conoce otro fallo en el mismo sentido.
Este despacho, a pesar de que solicitó un incremento mayor del valor del suelo, renunciará a recurrir a instancias judiciales mayores, según han asegurado.
En el caso de Villalonquéjar IV no se discute que se trate de suelo urbanizable de uso industrial. Lo que la Sala de lo Contencioso del TSJ ha estimado es que existe una incorrección en el método de valoración para tasar el precio. La Comisión de Valoración aplicó unas ponencias que entraron en vigor en 2006, cuando las expropiaciones comenzaron en 2004. En su lugar, debió utilizar un sistema que resulta de restar el valor de la venta del suelo de los pagos realizados por los costes y gastos, según el fallo judicial.