Aíslan a 16 internos de San Salvador tras un caso de gripe A

S.F.L.
-
Aíslan a 16 internos de San Salvador tras un caso de gripe A

El principal afectado ha sido hospitalizado y los otros evolucionan «favorablemente» en la residencia

La Residencia para Mayores San Salvador de Oña, titularidad de la Diputación Provincial, está sufriendo un brote de gripe estacional que ha aislado a 16 internos, después de que uno haya tenido que ser hospitalizado por ser diagnosticado con gripe A. El problema se detectó la pasada semana y sus responsables activaron el protocolo de aislamiento de afectados y de mascarillas y guantes de protección para los trabajadores desde entonces.
El brote de gripe se ha dado en el pabellón de Psiquiatría, en la planta de mujeres. Según fuentes de la propia dirección del centro, desde el pasado miércoles existe «un aumento del número de cuadros gripales por encima de las previsiones. No es una situación ni preocupante ni alarmante», declaran. Los enfermos evolucionan «favorablemente» y seis personas se han recuperado por completo. Asimismo, puntualizan que el protocolo de prevención, control y actuación frente a la gripe estacional está en marcha y que los epidemiológicos de la Junta están avisados  al igual que toda la plantilla de trabajadores. «Es una gripe común, no es nada reseñable y el paciente que ha sido ingresado por gripe A ha tenido problemas en otra patología que sufre», subrayan desde la dirección del centro. La Diputación está aplicando el protocolo correspondiente «con total rigor» y se muetra prudente por si hubiera que cambiarlo.

LOS SINDICATOS.

Tras tener conocimiento del aumento de procesos gripales en residentes, el Sindicato Obrero Independiente (SIO) denuncia «la lenta reacción del equipo médico y la dirección administrativa de la residencia de Oña ante un brote de gripe A que se está extendiendo por el geriátrico». Según el gremio, los protocolos de actuación se han aplicado con «retraso y la desinformación a la que se somete a los trabajadores está creando mal estar e incertidumbre». 
Tanto los sindicatos como los trabajadores se quejan de la «falta de personal» y de que la plantilla cada vez se ve «más reducida». Además, manifiestan su descontento con la falta de mantenimiento y con las instalaciones tan «deficientes» del recinto.