Corredores seguros para activar el turismo

Agencias
-

España, Estados Unidos, Canadá, Alemania e Israel presentan una plataforma para reforzar las medidas de precaución en los viajes con el fin de evitar rebrotes por la COVID-19

Detalle de una aplicación móvil que informa a sus los usuarios de forma anónima si han estado cerca de personas que han padecido la pandemia.

Recuperar la industria turística es vital para la economía de países receptores como España, que logró otro récord de viajeros extranjeros en 2019, con 83,7 millones y un gasto de 92.337 millones de euros, según el ministerio de Industria, Comercio y Turismo. Y, en este sentido, también es muy importante para los Estados emisores cuyos touroperadores son empresas muy importantes y, además, porque las vacaciones de sol y playa son algo más que unos días de descanso y desconexión laboral, sino que tienen connotaciones saludables para ciudadanos que en sus naciones carecen de esta riqueza natural.
En este contexto, la aceleradora de startups del sector turístico Agora Next Hub ha anunciado el lanzamiento de la plataforma Track Journey Assistant de inteligencia artificial, sin contacto directo y tecnología biométrica para unos viajeros con los mínimos riesgos sanitarios posibles y en zonas que, en caso de rebrotes, estén preparados para atender los contagios que puedan producirse.
La iniciativa, en la que han estado trabajando durante más de dos meses, tiene como función principal desarrollar y poner en marcha un corredor turístico «seguro, eficiente y tecnológico» entre países de origen y destino, y tendrá su primera prueba piloto entre dos de los puntos más fuertes del sector: Alemania y las Islas Baleares.
Agora Next Hub, a través de su filial IT Ecosystem, presentará antes del día 15 de junio, la plataforma que integra las soluciones Ready to Use en trazabilidad y parametrización de viajeros Track Journey cuya solución integra un asistente con una amplia gama de información en materia de seguridad, para facilitar al viajero toda la información que pueda demanda desde ocio, restauración, hoteles, movilidad, emergencias, y sanidad (hospitales y clínicas).
Se trata, además, de una iniciativa que contará con un centro de gestión operativo basado en diferentes metodologías de Inteligencia Artificial, Blockchain, tecnología biométrica, IOT, códigos QR, y el Big Data para aeropuertos, aerolíneas, hoteles, entre otros.
El proyecto ha sido desarrollado e impulsado por un consorcio de compañías globales liderado por Agora Next Hub al frente con la implicación interna de los equipos de cinco países que representan un gran liderazgo en esta industria entre los que están España, Estados Unidos, Canadá, Alemania e Israel.
Las principales compañías tecnológicas y consultoras que han trabajado en este consorcio son Agora Next, Telefónica, Travel Navigator, Novus Health, Ivy Go Moment, Here Mobility, Do Disruptive, la consultora estratégica Arthur D' Little y la agencia líder en marketing y comunicación NewLink.
La app ha sido presentada en una reunión presidida por el ministro de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana, José Luis Ábalos.
 La crisis de la COVID-19 ha provocado un gran cambio en la mentalidad de los españoles, ahora con menos preocupación por la privacidad que hace tres meses. En concreto, esta cifra ha bajado del 56% al 45% entre enero y abril. Y lo mismo ha sucedido en Italia, cuya caída oscila entre el 52% al 39% en el mismo período. 

Rastrear

En el epicentro de la pandemia, en la ciudad china de Wuhan, se demostró la efectividad de rastrear los móviles para evitar rebrotes de coronavirus. Según los expertos sanitarios es una de las maneras más fiables para conocer dónde y con quién ha estado un posible infectado.
En este sentido, España lanzará en los próximos días una aplicación móvil de rastreo de coronavirus que pretende convertirse en la herramienta más eficaz para controlar futuros brotes. A cambio de la cesión voluntaria de una parte de la privacidad de los usuarios, éstos obtendrán ciertos beneficios en cuanto a seguridad y salud.
El receptor cede los datos personales, de salud, de todos sus contactos y de cada uno de sus movimientos, a cambio de algo tan valioso como la protección de su salud y la de su entorno. Poco más o menos, con las debidas salvaguardas en materia de privacidad y protección de datos, miles de españoles aceptan estas exigencias.