Las 4 fuerzas de izquierdas abogan por impedir un gobierno del PP

I.M.L. / Aranda
-

El RAP condiciona el acuerdo a que todas las formaciones se comprometan a formar parte del equipo de gobierno, mientras que IU tan solo es partidaria de apoyar la investidura

Cada una de las cuatro formaciones se sentó a debatir con tres representantes. - Foto: DB

Pública y a cuatro bandas. Así se materializó la primera reunión que mantuvieron los partidos progresistas que obtenían representación en el Ayuntamiento arandino para buscar un punto de acuerdo que permita un gobierno de izquierdas. En una mesa rústica del parque El Barriles, bajo una sombra provisional y pertrechados de botellines de agua para mitigar el calor, tres representantes de IU Equo, promotores de la iniciativa, PSOE, RAP y Sí Se Puede abrieron el melón de la negociación para articular un gobierno cuatripartito o, al menos, evitar un nuevo mandato liderado por el PP. En este objetivo parecían estar todos de acuerdo, deseosos de propiciar un cambio en el Consistorio arandino, pero algunas posturas marcaron las diferencias que, a partir de ahora, se han comprometido todos a estudiar para buscar un consenso.

En los primeros compases de esta reunión inicial, los planteamientos quedaron claros. Desde el PSOE, su cabeza de lista, Mar Alcalde, expresó el «compromiso serio» con la articulación de un gobierno de izquierdas. «Nosotros nos comprometemos a tirar del carro y ser el motor, pero somos cuatro ruedas que tenemos que girar en la misma dirección», apuntaba. En el discurso socialista, se esgrimió la premura de tiempo para llegar a un acuerdo antes del 13 de junio para la gobernabilidad del municipio. «Estamos trabajando para el periodo 2015-2019 ¿o queremos seguir como hemos estado en este mandato? Queremos confiar en un pacto de izquierdas para avanzar, para lo que las formaciones tenemos que asumir responsabilidades y pasar a la acción», argumentaba.

Desde las filas de Renovación Arandina Progresista, mantenían el compromiso ya expresado de apoyar al equipo de trabajo que más consenso aglutine, no sin dejar claro que, si de ellos dependiese, su tendencia es a sumar en un gobierno progresista. Entre las ideas en las que insistió Eusebio Martín, cabeza de lista de los localistas, repitió con vehemencia que los plazos con los que cuentan son escasos como para dejar cerrado un acuerdo de gobierno con todo detalle.

«Nosotros queremos un acuerdo con contenido y con compromiso, no solo para apoyar una investidura, porque no es solo elegir un alcalde sino que es formar un equipo de gobierno», esgrimía, asegurando que la gobiernabilidad del Ayuntamiento arandino pasa porque las cuatro fuerzas políticas se comprometiesen a repartirse las áreas municipales, poniendo el acento en que los cinco ediles electos del PSOE no podrían solos con la docena de concejalías arandinas. «Si este acuerdo sale adelante, nosotros nos comprometemos a fondo con el proyecto, pero tenemos que ser los once», sentenciaba Martín.

Esta alusión se dirigía principalmente a los participantes de IU, que desde los primeros minutos del encuentro plantearon que su asamblea había decidido apoyar la investidura de un alcalde que no fuera del PP pero que, de momento, no iban a entrar a formar parte de ningún equipo de gobierno, a la espera de cómo se fuesen desarrollando los acontecimientos. «No es desconfianza, pero pedimos tiempo para ver los diferentes comportamientos», aclaraba Yonatan Gete.

Esta postura se plantea a priori como el mayor escollo a salvar en esta negociación a cuatro bandas, por lo que los ediles electos de IU pidieron que se elaborase un documento de mínimos para poder presentarlo ante su asamblea y plantear con esas premisas previas la opción de entrar a formar parte del equipo de gobierno.

Con este panorama, los cuatro partidos acordaron trabajar este fin de semana individualmente en sus condiciones mínimas para alcanzar un acuerdo y volverse a reunir, otra vez de manera abierta al público, el lunes a las 19 horas en la Casa de Cultura.

Por su parte, aunque escucharon con atención y tomaron gran cantidad de notas, los tres participantes de Sí Se Puede no se decantaron por nada en concreto, aludiendo a que el lunes y el martes realizaran una consulta ciudadana no vinculante y, con los resultados, debatirán y decidirán en asamblea qué postura tomar.