La CHC invertirá más de 2 millones en depurar en Villasana

A.C.
-
La CHC invertirá más de 2 millones en depurar en Villasana

El proyecto que redacta la firma Inyges Consultores para la Confederación Hidrográfica del Cantábrico será entregado esta semana.

El proyecto de renovación de la planta depuradora de Villasana de Mena, que también incluye la ampliación y sustitución de los colectores de la localidad con el fin de recoger todas sus aguas residuales superará los 2 millones de euros, según ha podido saber la Concejalía de Medio Ambiente del Ayuntamiento menés. Después de meses de reuniones con la firma Inyges Consultores, a la que la Confederación Hidrográfica del Cantábrico (CHC) encargó el pasado año la redacción del proyecto, el edil del área, David Sáinz-Aja, aplaude el resultado final, dado que la inversión sobrepasará con mucho los 1,2 millones previstos en el proyecto inicial de 2011, al incluir nuevas infraestructuras.
La CHC ha confirmado a DB que Inyges Consultores entregará esta misma semana su proyecto, de tal modo que el organismo dependiente del Ministerio para la Transición Ecológica ya tendría vía libre para contratar la ejecución de las obras. El ‘Plan Nacional de Calidad de las Aguas: Saneamiento y Depuración 2007-2015’ firmado entre el Ministerio de Medio Ambiente y la Junta de Castilla y León preveía que la Confederación ejecutara esta inversión, pero sucesivos gobiernos incumplieron éste y otros compromisos, mientras el autonómico si asumió las nuevas depuradoras que le correspondía costear.
El crecimiento de Villasana y el hecho de que, en su día, las redes de saneamiento no se conectaran con el colector principal, ha hecho que la localidad cuente con cinco vertidos directos de aguas residuales al Cadagua, ubicados aguas arriba y abajo del puente, aguas abajo de las piscinas municipales y en dos puntos del arroyo de Santiuste, el más importante en la calle Ángel Nuño. Estos vertidos no autorizados y que se canalizarán hacia la depuradora una vez se ejecuten las obras proyectadas por la CHC, suponen cada año al Ayuntamiento del Valle de Mena el pago de un canon de 1.747 euros a este organismo regulador. Esta cantidad se minorará a una quinta parte una vez que se depuren las aguas, dado que también los vertidos de aguas depuradas abonan un canon, aunque menor. El Consistorio paga otros 10.329 euros anuales por los vertidos autorizados, de los que 7.573 se deben a las aguas que salen de la depuradora de Villasana y el resto a las aguas de las depuradoras de Anzo, Medianas, Vallejo, Lezana, Nava, Villasuso y Sopeñano.
proyecto. Según el proyecto, la CHC construirá un nuevo colector en el oeste de Villasana que canalizará las aguas del vertido al arroyo de Santiuste y atravesará la calle La Isla. Este colector no se preveyó en 2011. Asimismo, un segundo nuevo colector recogerá las aguas residuales del polideportivo y la urbanización Llamares y atravesará la avenida Eladio Bustamante. También se sustituirá el actual colector principal debido a las infiltraciones de agua del río que penetra en las tuberías de aguas sucias. Las raíces de los árboles han roto la red, según han podido comprobar los redactores del proyecto con cámaras. Y por último, un nuevo colector de recogida de pluviales y escorrentías recogerá las aguas desde la zona de Los Rollos. Asimismo, en la depuradora está prevista la sustitución y modernización de hasta diez de los diecisiete equipos que la componen y un nuevo sistema de secado de lodos, del que ahora no dispone.

 

El PP critica los vertidos no autorizados


El Grupo Municipal del Partido Popular se muestra muy crítico y dice que «no se cansará de denunciar la hipocresía de este gobierno del PSOE que, con una mano se proclama verde, mientras que con la otra, abre los grifos de las aguas residuales al río Cadagua». El PP señala al alcalde, Armando Robredo, «que está permitiendo   legislatura tras legislatura, el vertido de aguas residuales» y al edil del área, David Sáinz-Aja. Asimismo, denuncia que «con el dinero de los impuestos de los meneses» se costeen sanciones, como la abonada el pasado año a la Confederación del Cantábrico. SE abonaron 1.260 euros por una infracción leve cometida al ejecutar una arqueta en el cauce del Cadagua en el año 2015.