El plan de igualdad apuesta por el equilibro hombres-mujeres

SPC
-

La Junta asegura que todavía hay presentes algunas circunstancias que condicionan la «efectiva participación» de las mujeres en el empleo público

El plan de igualdad apuesta por el equilibro hombres-mujeres

El I Plan de Igualdad para los empleados públicos de Castilla y León apuesta por una «presencia equilibrada» de mujeres y hombres en los órganos de decisión de la Junta, al tiempo que se decanta por la promoción del teletrabajo y las tecnologías de la información y la comunicación que faciliten la conciliación de la vida personal, familiar y laboral. Además, el plan autonómico apuesta por la incorporación de cláusulas de igualdad en los procedimientos de contratación pública y también en los convenios, subvenciones y premios. El documento recogido por Ical incluye más de 60 medidas vertebradas en ocho ejes. El texto hace un diagnóstico de la situación y asegura que«todavía subsisten algunas circunstancias que siguen condicionando la efectiva participación de las mujeres, en condiciones de igualdad de oportunidades, en el empleo público».  
El plan constata que las mujeres desarrollan su actividad de forma mayoritaria en sectores y colectivos considerados tradicionalmente femeninos, como es el caso del personal de administración, los servicios sociales, la sanidad y la educación. Asimismo, pone en evidencia que «razones socioculturales e históricas» han generado desequilibrios estructurales en la disposición organizativa de la Administración, más patentes en los puestos de responsabilidad, que «nos llevan a hablar de jefes de servicio médicos y enfermeras supervisoras, de directores y de secretarias de centros docentes». 
Medidas de equilibrio

El plan apuesta por equilibrar la presencia de mujeres y hombres en los órganos de decisión, así como en la representación de la Administración autonómica y de las organizaciones sindicales participantes en mesas de negociación colectiva y en comisiones técnicas. Asimismo, defiende el equilibrio en la designación de representantes de la Administración en órganos colegiados, grupos de trabajo, comisiones técnicas, comités de expertos o comités consultivos. Otro reto pasa por la promoción de la presencia equilibrada de mujeres y hombres en la composición de los tribunales y órganos de selección de personal.
En materia de salarios, la Junta analizará los diversos complementos asignados a cada puesto, así como los criterios utilizados para la valoración de cada trabajo. Otro objetivo del plan es la programación de acciones tendentes a reducir las diferencias entre el número de mujeres y de hombres que disfrutan de medidas de conciliación.
Un cambio de cultura

El consejero de la Presidencia, Ángel Ibáñez, explicó que el plan van a suponer «un hito pionero» que pretende «un cambio de cultura» al respecto de cómo se debe enfocar la «visión de los empleados públicos». Se trata, dijo, de un plan que ha contado con una participación activa por parte de muchos agentes de la Junta y con la «decidida colaboración» de la Dirección General de la Mujer principalmente, pero que persigue un consenso que busca a través de las organizaciones sindicales y del resto de actores involucrados.