Las Vegas en la diana

A.S.R.
-

Cuatro burgaleses ganan un viaje a Estados Unidos para disputar el campeonato internacional de dardos electrónicos en abril tras imponerse en el nacional celebrado en Alicante

Christian Dolz, Borja, Jorge Ortega y Mikel Marcos (de i. a d.) posan como ganadores del Campeonato Nacional de Dardos Electrónicos celebrado en La Nucía. - Foto: DB

Quedar a tomar una cerveza y echar unos dardos es todo uno en algunos bares de la ciudad. Se empieza como quien no quiere la cosa y se termina con un billete directo a Las Vegas para disputar el campeonato internacional. Es lo que les pasó, muy a grandes rasgos, a Christian, Mikel, Borja y Jorge, miembros de Los Pollos HC, el equipo burgalés que viajará a Estados Unidos para pugnar por esa corona mundial de laureles. La empresa es ardua. Se medirán a participantes que han logrado la misma hazaña en otros países. Este es el premio que levantaron tras imponerse en el Campeonato Nacional de Dardos Electrónicos Radikal Darts celebrado en La Nucía (Alicante) con más de 3.000 jugadores procedentes de toda España divididos en cuatro categorías. En el nivel 3, con 97 grupos prestos a subirse al avión con destino a Nevada, se la jugaban los burgaleses. Y vencieron.

«Fue una pasada, increíble, sabíamos que teníamos un buen equipo, pero no te lo esperas», expresa Mikel Marcos. «Ganar el nacional es muy difícil y, por lo menos desde que yo llevo jugando, que serán unos 12 años, es la primera vez que un conjunto burgalés consigue la victoria», explica Christian Dolz y añade Mikel que cree recordar que una vez alguien sí cruzó el Atlántico, pero por su cuenta y riesgo, sin el vuelo pagado en la cartera.

Esa cumbre mundial será los primeros días de abril, pero ya están poniendo al día pasaportes y demás documentos. No se lo perderán por nada. Puede ser, que lo es, que juntarse para entrenar juntos sea casi utopía -trabajan a turnos y es difícil cuadrar agendas-, pero están seguros de que lo lograrán para dar en la diana yanqui. Desconocen aún los detalles de lo que los espera allí, incluido el premio que se traerán si la puntería está de su parte. Será un buen puñado de dólares. «Todo es nuevo para nosotros, pero no nos preocupa. Ya solo acudir es una aventura», dice satisfecho Mikel, el veterano de la expedición, que tiene 37 años y lleva desde los 15 enganchado a este deporte.

Sus primeros tiros fueron con los amigos del pueblo, Presencio, como una excusa para verse en Burgos. La afición se consolidó cuando cogió el bar de Santa María del Campo e instaló una diana. La cosa cogió tintes más serios, jugaba con unos y otros y en esas andaba hace cuatro años cuando se fijó en Christian, un chico también de Presencio, más joven que él, al que se le daba «bastante bien».Este confiesa que él empezó «de milagro». Fue una tarde en el bar con los amigos del instituto, le gustó, se compró unos dardos y hasta hoy. Mikel le fichó para su grupo, en el que ya estaba Jorge y al que sumarían a Borja.

Los dos convienen en que en Burgos hay afición y locales para practicarla. Algunos sacan la vena competitiva y se apuntan a una de las ligas en liza, que hay varias en función de los niveles de juego y de los administradores de las dianas. Ellos disputan la que orquesta Radikal Darts y El Rincón del Peke (Luis Alberdi, 34) ha sido su sede esta temporada. De Gamonal a Alicante. Y del Levante a Las Vegas.